En Arani incentivan la producción de Uva de Mesa

En Arani con apoyo de la Fundación de FAUTAPO se impulsa la producción de Uva de Mesa, como una alternativa para mejorar los ingresos económicos de las familias del sector agrícola e incentivar la actividad productiva alternativa.

La presencia de la Fundación FAUTAPO en la región de Arani de Cochabamba, se inicia a partir de la demanda de productores(as) para fortalecer sus unidades productivas destinadas a la producción de frutales. Posteriormente esta demanda se fue ampliando a procesos productivos – formativos en otros rubros agropecuarios como lechería, forrajes, porcinos y otros, dijo la alcaldesa Dunia Rojas Mamani,

Rojas, señaló que desde el Gobierno Autónomo Municipal de Arani se incentiva la producción de diversos productor agrícolas no tradicionales, como una alternativa de mejorar la condiciones de vida de los agricultores que se sienten atraídos por la actividad agrícola no tradicional, porque se construyen en productos de mayor rentabilidad.

Decenas de familias se capacitaron en la producción de Uva de Mesa, eso nos obliga a seguir trabajando por el desarrollo productivo de la región. Arani presenta un clima templado con una precipitación promedio anual de 470 mm y altura de 2700 m.s.n.m. La producción agrícola es la actividad más importante de las familias y es la base de la economía.

La presencia de terrenos fértiles permite la diversificación de la producción. El cultivo agrícola de mayor difusión es el maíz, sin embargo, además se cultiva papa, haba, arveja, trigo, entre otros. Dentro de la fruticultura, la producción de durazno y manzana generan mayores ingresos económicos para cubrir las necesidades básicas del hogar o unidad familiar.

Las iniciativas de producción buscan mejorar y potenciar la matriz productiva, con tecnología y prácticas adecuadas al cambio climático.

La actividad pecuaria complementa a la agrícola. Muchas familias dejaron de criar ganado a consecuencia de la reducción de sus parcelas destinadas a la producción de forrajes, sin embargo, quienes continúan, aplican estrategias de manejo adecuadas a sus condiciones productivas.

La experiencia de formación integral permite contar con productores innovadores que replican las prácticas de los saberes locales y conocimientos adquiridos en sus unidades productivas. De esta manera se evalúan las competencias adquiridas al fortalecer sus unidades productivas y se certifica al participante como técnico, en el rubro que se ha formado.

En el desarrollo de los procesos productivos – formativos se comprometen diversos actores públicos y privados como: municipios, entidades educativas como el Tecnológico Agropecuario Tarata –TAT, la Plataforma de Asociaciones Frutícolas del Valle Alto de Cochabamba y otros.

 

De acuerdo con apreciaciones de los participantes de los procesos productivos/formativos, existe un incremento de aproximadamente 10 a 15% de sus ingresos económicos a partir de los cambios técnicos y tecnologías incorporadas en su actividad productiva.

Valora este artículo
(0 votos)
Visto 360 veces

VIDEOS BOLIVIA PRENSA

11149309