Anoche se ha registrado un duro enfrentamiento entre partidarios y detractores de Morales

Partidarios y detractores del presidente Evo Morales se han enfrentado en pleno centro de La Paz en un duro combate que ha dejado varios heridos, hasta que la policía cargó, lanzando gases lacrimógenos a discreción y estableciendo un cordón de seguridad entre ambos bandos.

Todo comenzó cuando una marcha para pedir la renuncia del presidente se cruzó con grupos afines al mandatario cerca de la sede del Gobierno, donde mineros, obreros y campesinos realizaban una vigilia en apoyo a Morales.

"Pedimos el respeto constitucional. Ha habido fraude. Pedimos nuevas elecciones, pedimos que se vaya Evo de una buena vez, por Dios", clama un manifestante con el rostro cubierto por una mascarilla.

"Vine a apoyar para que este país no viva bajo la tiranía de este gobierno. Bolivia es un país libre y soberano. Estamos luchando por nuestra democracia. Viva Bolivia", afirma otro.

La Paz, ciudad sede de Gobierno, quedó convertida, durante la jornada de ayer, en escenario de violencia, cuando grupos de choque del Movimiento al Socialismo (MAS) atacaron con palos y piedras, en medio de detonaciones de dinamitas, a ciudadanos movilizados en defensa del voto y la democracia.

La Policía coadyuvó con mineros y grupos afines del oficialismo. En la mañana, el Aeropuerto fue tomado por iracundos grupos “masistas” que agredieron, humillaron y discriminaron a los usuarios que estaban dentro de la estación aeroportuaria.

A mediodía, en el cabildo de apoyo a Evo Morales, grupos del área rural y mineros trasladados de las comunidades a La Paz, sembraron pánico, ingresando por la avenida Montes con el uso indiscriminado de dinamitas; además, de palos, piedras y hondas fueron usados contra la población. También se registraron robos a personas y destrozos en el ornato público.

Desde la tarde, un numeroso grupo de médicos y estudiantes de la facultad de Medicina que marchaban en apoyo al cívico cruceño Fernando Camacho, tuvieron la idea de entregar simbólicamente la carta de renuncia que la noche anterior el mencionado líder, intentó hacer llegar al Primer Mandatario.

Por otro lado, cientos de réplicas de la carta fueron pegadas en infraestructuras de entidades públicas y a medida que pasaba el tiempo, más personas se sumaban a la protesta, repitiendo estribillos popularizados desde que empezó el conflicto.

Cerca de las 19:30 horas, un numeroso grupo de médicos y estudiantes trató de avanzar hacia la plaza Murillo; sin embargo, grupos de choque los redujeron con hondas, piedras y palos que “llovieron” por más de dos horas sin la presencia de la Policía.

Caían varios heridos producto del enfrentamiento y el socorro tardaba en llegar. En ese tiempo, los manifestantes que realizaban su protesta fueron perseguidos desde las calles Mercado y Yanacocha, hasta la plaza San Francisco, les lanzaron dinamitas y piedras. No había protección policial hasta entonces.

Quince minutos después, los jóvenes y médicos se reagruparon y volvieron con sus cantos hasta las puertas del Ministerio de Trabajo y recién apareció la Policía, por momentos la luz pública se cortó y en la oscuridad fueron gasificados. Se utilizó el carro Neptuno con todo rigor.

Se dispersó por algunos instantes la protesta y luego se trasladó a cercanías del Ministerio de Economía y Finanzas, cerca de las 22:00 horas.

La Policía nuevamente se excedió en el uso de agentes químicos. La represión se extendió hasta las 23:00 horas aproximadamente.

Posteriormente, a través de canal universitario, se supo que los diferentes nosocomios habían recibido al menos nueve personas heridas, entre universitarios, médicos e integrantes de grupos de choque del Gobierno.

La Defensoría del Pueblo ha hecho un llamamiento a "calmar los ánimos", que no dejan de caldearse desde las elecciones del pasado 20 de octubre, en las que la oposición denuncia que se perpetró un fraude para permitir la reelección del presidente Evo Morales en primera vuelta.

Los enfrentamientos fueron especialmente duros la semana pasada, cuando hubo dos muertos. Ahora, tras una falsa calma, vuelven con fuerza, después de que líderes cívicos hayan llamado a paralizar el país, tomar las instituciones y bloquear las fronteras.

Valora este artículo
(0 votos)
Visto 195 veces

Visitantes en linea

Tenemos 147 visitantes y ningun miembro en Línea

14112713