Fiscalía logra detención preventiva de un jefe policial por acoso sexual

El Ministerio Público logró el domingo la detención preventiva en la cárcel de Patacamaya de Bernardino Baldiviezo, Director Departamental de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV) de La Paz, acusado por una policía de abuso sexual.

 

    "De los argumentos exteriorizados en la imputación formal, así como por los indicios con los cuales se cuentan, se establece la existencia de elementos de convicción suficientes para sostener que el sindicado, es con probabilidad autor del delito. Es así que la autoridad jurisdiccional determinó su detención preventiva, en apego a lo solicitado por el Ministerio Público", informó el Fiscal Departamental de La Paz, Edwin Blanco Soria.

    Dijo que en la audiencia de medidas cautelares, la fiscal asignada al caso, Karina Cuba, detalló la relación de los hechos registrados el pasado viernes, cuando la víctima Aidee C. V. ingresó a la oficina del Director Departamental de la FELCV para dar parte sobre el movimiento en esa unidad policial.

    "En ese momento el coronel le agarró de sus manos y ella reaccionó haciéndose soltar, sin embargo, el sindicado volvió a tomarle de las manos y le tomó el rostro para besarla a la fuerza, ante lo que la víctima le reclamó por su comportamiento", relató la fiscal.

    Explicó que tras el beso forzoso, el coronel le dijo a la víctima que no había nadie en las instalaciones porque todos los efectivos se encontraban en una misa, por lo que nuevamente aprovechó para agarrarla por la fuerza.

    "Ante la denuncia verbal, se determinó la valoración psicológica de la víctima, la cual evidenció llanto intermitente, estado de ánimo triste, con sintomatología ansiosa elevada, pensamientos de temor y estado emocional asociado a un acontecimiento amenazante a su integridad física y psíquica", explicó la Fiscal.

    Por esos antecedentes, afirmó  que existe la convicción de que la conducta antijurídica del imputado se subsume en el delito de acoso sexual, que es sancionado con una pena privativa de 4 a 8 años, en caso de que una persona que valiéndose de una posición jerárquica o poder de cualquier índole hostigue, persiga, exija, apremie, amenace con producirle un daño o perjuicio.

 

    Por esa razón, la fiscal solicitó la detención preventiva, tomando en cuenta que existen elementos de convicción suficientes para sostener que el imputado no se someterá al proceso porque  la víctima cumple una función de subordinación con relación al sindicado.

Valora este artículo
(0 votos)
Visto 115 veces

VIDEOS BOLIVIA PRENSA

Visitantes en linea

Tenemos 130 visitantes y ningun miembro en Línea