Alcalde de Quillacollo se vuelve “loco” en su despacho

Las denominadas “reuniones de gabinete” de todos los jueves a las 05.00 se convierten en una tribuna del alcalde Eduardo Mérida Balderrama desde donde se dedica a humillar a los técnicos, enaltecer su vanidad enfermiza y expresar sus delirios de persecución.

 

Según testimonios de varios secretarios y directores municipales, las mencionadas reuniones de madrugada, que debían servir para coordinar actividades, obras y proyectos, se circunscriben a escuchar las duras críticas del alcalde Mérida hacia sus funcionarios, concejales y periodistas contestarios a su gestión.

Indicaron que nada es de su agrado y satisfacción, así las actividades como entrega de obras, ferias y otras, hayan alcanzado los logros esperados. Las reuniones de gabinete sólo sirven para que el alcalde se queje, exprese su paranoia y egocentrismo, además de proferir graves ofensas a sus funcionarios y concejales por quienes siente un odio desmedido, agregaron.

Los funcionarios que prefieren la reserva, afirmaron que Mérida vive de la vanagloria y petulancia sin límites, ya que permanente repite que les está “jodiendo al presidente Evo Morales, diputados, concejales y periodistas, y que no podrán con él porque es el mejor abogado penalista del mundo”.

Asimismo, revelaron que convoca a sus funcionarios a la serenidad y paciencia, que nada pasará y que concluirá su gestión porque las cosas estaban “arregladas con jueces, fiscales y algunos dirigentes capos del Movimiento al Socialismo (MAS)”. Mérida se jacta de que tendría el mejor equipo jurídico a la cabeza del exfiscal antinarcóticos y secretario de Desarrollo Humano, Marco Galvez, de quien dijo era el contacto con jueces, fiscales, policías y otras autoridades para que las cosas no pasen a mayores.

Por su parte, el concejal Zacarías Jayta informó que el alcalde Mérida no sólo está implicado en agravios a los funcionarios del hospital de Quillacollo, a quienes insulta y humilla con adjetivos de grueso calibre, sino a trabajadores de base.

“Si los trabajadores no son víctimas de humillaciones, son enjuiciados ante la mínima sospecha de mantener vínculos con concejales y periodistas incómodos. Mérida y su esposa Jovanna Maldonado, incluso, se dan la libertad de revisar las pertenencias y celulares de los funcionarios y trabajadores sospechosos de deslealtad e infidencia”, agregó.

Jayta reveló que existen cerca de 20 denuncias de abusos de autoridad no sólo de Mérida sino de sus secretarios, directores y gerentes de las empresas de Agua y Aseo Urbano. También recibieron notas de hechos de acoso laboral y sexual a mujeres solteras y casadas, dijo.

 

Finalmente, afirmó que la Alcaldía de Quillacollo no reúne condiciones para prestar funciones idóneas, porque todo es un relajo y proliferan las humillaciones y los atentados a los derechos laborales y humanos, por lo que denunciarán los casos a la Dirección Departamental de Trabajo y Viceministerio de Lucha contra la Discriminación ya que muchos funcionarios fueron degradados a límites inaceptables.

Valora este artículo
(0 votos)
Visto 1807 veces

VIDEOS BOLIVIA PRENSA

Visitantes en linea

Tenemos 75 visitantes y ningun miembro en Línea