Piden juicio de responsabilidades contra expresidente Mesa

El expresidente Carlos Mesa y vocero oficial de la demanda marítima se consideró “condenado” tras que la Fiscalía General del Estado emitió un requerimiento acusatorio de juicio de responsabilidades en su contra por el caso Quiborax. A la vez anticipó que a partir de la fecha será militante activo y liderará la defensa del 21F.

 

“No tengan temor de que yo ya he sido condenado (…) no me sorprendería que a fin de agosto ya esté acusado por la Asamblea Legislativa y ésta pasará la acusación al Tribunal Supremo de Justicia para que se me abra el proceso penal correspondiente. Entonces habrá medidas cautelares. Veremos si hay embargo de bienes, prisión preventiva o cualquier conjunto de cosas que trate de eliminarme políticamente y como persona”, dijo la exautoridad a los periodistas.

Mesa agregó que este proceso “no es sino la confirmación de lo que está viviendo Bolivia en términos de su democracia, la criminalización de la política confirmada a través de este mecanismo que sustituye a la dictadura de botas y de charreteras, de tanques y de ametralladoras, por la persecución judicial, a título de investigación y a título de cargas de defensa del Estado”, manifestó Mesa en la plaza Murillo.

Horas antes, el fiscal general del Estado, Ramiro Guerrero, presentó desde la ciudad de Sucre, un requerimiento acusatorio contra Mesa ante la sala penal del Tribunal Supremo de Justicia y así dio luz verde al proceso para su juzgamiento por el caso Quiborax, empresa chilena que recibió del Estado $us 42,6 millones como indemnización.

El exmandatario será investigado por los delitos de conducta antieconómica, incumplimiento de deberes y resoluciones contrarias a la Constitución.

Mesa al conocer la decisión de Guerrero dijo que no se siente acusado, sino que se siente acusador, y acusó al Gobierno y a sus funcionarios involucrados en el caso por la vergonzosa defensa del Estado.

“Acuso al presidente Evo Morales; acuso a su exministro de Defensa Legal del Estado, exprocurador general del Estado y actual ministro de Justicia (Héctor Arce), y acuso al actual procurador general del Estado (Pable Menacho) de haber llevado adelante una de las más vergonzosas defensas que se hayan conocido en función de los derechos y de las seguridades que tenía que guardar el Estado frente a una empresa pirata como es Quiborax”, apuntó.

Guerrero precisó que en el plazo de 30 días, el Ministerio Público hizo la acumulación de antecedentes, entre ellos la colección de documentación y la toma de declaraciones de los involucrados en el caso. En este caso, los exministros Gustavo Pedraza, Freddy escobar y Luis Fernández Fajalde.

A la vez, recordó que Mesa no respondió al cuestionario de 20 preguntas y se remitió a los tres memoriales que presentó anteriormente ante esa instancia.

De acuerdo con el articulado 184 de la Constitución Política del Estado (CPE) referido a las atribuciones del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), esa repartición judicial es la única instancia facultada para enjuiciar a los presidentes y vicepresidentes del Estado. En este caso, la Fiscalía General se encarga de llevar adelante las investigaciones.

Por otra parte, Guerrero admitió que no se pudo convocar a declarar al expresidente Eduardo Rodríguez Veltzé, señaló que se envió un cuestionario a través de la cancillería para que responda a las interrogantes, pero no se tuvo una respuesta hasta el cumplimiento del plazo de 30 días hábiles en los que debió presentar el requerimiento.

Carlos Mesa ratificó que el Fiscal General es usado como un instrumento del poder político, por no haber incluido en el proceso investigativo al ministro de Justicia, Héctor Arce, al ministro de Minería, César Navarro, al procurador del Estado, Pablo Menacho, y a la exprocuradora Carmiña Llorenti; además de su sucesor, el también al expresidente Eduardo Rodríguez Veltzé.

En un memorial presentado a la Fiscalía, el expresidente pidió que se incluyan en las investigaciones a los ministros de Minería y Justicia, además de los titulares de la Procuraduría General. Guerrero indicó que este fue remitido al Ministerio Público de La Paz, donde deberá ser evaluado, y en caso de que se apruebe la investigación deberán convocar a los servidores.

La Comisión Mixta del Legislativo que investiga el cado Lava Jato lo citó como uno de las posibles exautoridades que habría recibido sobornos por la empresa Camargo correa para la construcción de la carretera roboré el Carmen. A esto el expresidente añadió que el caso Misiles Chinos y Quiborax es una estructura para su eliminación política.

“El caso Misiles Chinos, el caso Camargo Correa y Quiborax es una estructura de demolición política y personal contra Carlos Mesa, porque consideran que es un rival político que no lo pueden vencer en el ámbito democrático, en el espacio de la libertad de decisión”, destacó Mesa.

Por último, el vocero de la demanda marítima descartó ingresar al juego del gobierno de Evo Morales, que pretende que se acepte su candidatura en las elecciones generales de 2019, advirtió que será uno de los máximos defensores de los resultados del referéndum constitucional del 21 de febrero del 2016 donde el 51.34% dijo no a su relección.

 

“No le voy a hacer el juego al presidente Morales ni a su gobierno (...).Nadie enfrenta a Evo Morales porque no puede ser candidato. Quiero expresarles mi compromiso de actuar de manera activa, positiva comprometida en la defensa del 21 de febrero”, concluyó.

Valora este artículo
(0 votos)
Visto 142 veces

VIDEOS BOLIVIA PRENSA

Visitantes en linea

Tenemos 95 visitantes y ningun miembro en Línea

12885783