Semapa soporta una grave crisis económica e institucional, está al borde de la quiebra

SEMAPA una de las empresas de agua de Cochabamba, estaría al borde de la quiebra y al presente soporta una grave crisis económica, financiera e institucional. Los cochabambinos a través de las redes sociales aseveran que SEMAPA está corrompida merece una inmediata intervención.

 

Según varias fuentes informativas SEMAPA atraviesa un momento crítico por sus problemas financieros, pues sólo percibió el 60 por ciento de los 300 millones de bolivianos que debía recaudar el 2018 por una mala proyección de su presupuesto.

El director de Finanzas de la Gobernación de Cochabamba y parte del directorio de Semapa, Camilo Torres, advirtió que los permanentes cambios de gerentes impactan en la situación económica de la empresa y en los proyectos para llevar agua de Misicuni a la zona sur.

Al presente cerca de 500 mil habitantes de las zonas marginales de la ciudad de Cochabamba, no tienen acceso a los servicios de agua potable.

Gran parte de la población recurre a los carros cisternas para abastecer de agua insegura que se comercializa a 7 a 10 bolivianos el turril de agua.

El representante de la Gobernación y miembro al directorio de Semapa, expresó su preocupación por la paralización de trabajos.

"Se supone que en tiempos de crisis hay que tener la buena capacidad de poder manejar una institución y sacarlo adelante", afirmo.

"Hay proyectos que van a ser afectados, no solamente proyectos nuevos sino de inversión", manifestó Torres y apuntó que afectará la distribución en la zona sur de la ciudad.

En medio de esta crisis económica y falta de proyectos para dotar agua potable a los cochabambinos, hay permanente cambios de gerentes.

En las últimas horas renunció  el señor Raúl Flores que reemplazo da Joaquín Antezana, cuya gestión se caracterizó por denunciar la compra de medidores presuntamente con el mismo mecanismo que las mochilas, es decir, direccionada. 

Hoy se conocio que el alcalde interino, Ivan Telleria designó a Deybi Denis Vidal Claros como el nuevo gerente del Servicio municipal de agua potable y alcantarillado sanitario (Semapa), después de que Raúl Flores renunciara al cargo sólo cuatro meses después de haber sido designado, la repentina renuncia fue atribuida a una supuesta crisis institucional por la que atraviesa la empresa.

Sin embargo, Mario Olguín, secretario general del municipio y presidente del directorio de Semapa, aseguró que las razones de la renuncia de Flores son por motivos personales y negó la supuesta crisis institucional; aunque admitió que existe una baja ejecución presupuestaria.

“Hay una situación de déficit que debe ser compensada. Pero no hay una crisis inminente que implique un daño irreversible en la empresa. No hay ningún proyecto en riesgo que amerite incertidumbre”, expresó Olguín.

Además aseguró que después de conocer los informes de estados financieros se asumirán acciones legales y técnicas correspondientes para revertir la situación.

El nuevo gerente Deybi Denis Vidal Claros es ingeniero civil de profesión y forma parte de Semapa desde enero de esta gestión.

Según datos que se difundieron en el directorio de la empresa, Semapa podría estar en un momento crítico por problemas financieros, pues sólo percibió el 60 por ciento de los 300 millones de bolivianos que debía recaudar en 2018 por una mala proyección de su presupuesto.

 

En los últimos tres años de la gestión de los Demócratas, Semapa tuvo cuatro gerentes.

Valora este artículo
(0 votos)
Visto 164 veces

Visitantes en linea

Tenemos 121 visitantes y ningun miembro en Línea

13597300