Bolivia empieza a paralizarse, varias regiones se convierten en ciudades fantasmas

Bolivia, uno de los países andinos de Sudamérica empieza a paralizarse, a esta hora de la noche, varias regiones se convierten en ciudades fantasmas y la población ha decidido quedarse en sus casas.

Cochabamba una de las principales ciudades de Bolivia, también acata las disposiciones gubernamentales de cuarenta nocturna, donde los vehículos y las personas dejaron de circular.

Comercios y centros de abasto están cerrados, hay calles vacías y varias personas al promediar las 17.00 horas buscan vehículos para llegar a sus casa después de las 18.00.

La cuarentena fue declarada el miércoles y desde entonces se informó que, a partir de las 18.00, ninguna persona debiera estar en la calle. Desde las 16.00 está prohibida la circulación de vehículos del transporte público y desde las 18.00 de vehículos privados. Los comercios deben cerrar sus puertas a partir de las 16.00.

Policías fueron desplazados a diferentes zonas y en las primeras horas de vigencia de la cuarentena en La Paz se volcaron a acelerar el cierre de los negocios que continuaban abiertos.

Pasadas las 18.00 permanecía personas en el centro paceño debido a que no lograron conseguir vehículos para llegar a su destino.

Vehículos policiales ayudaron a esas personas a trasladarse hasta cercanías de sus domicilios. Las calles, avenidas y plazas, como no había ocurrido en el pasado, quedaron de a poco, prácticamente, desiertas en las diferentes ciudades capitales.

Las familias acataron las disposiciones del gobierno de Jeanine Áñez y se quedaron en sus casas, como medida para evitar la propagación del coronavirus que en Bolivia tiene 12 casos confirmados. En silencio, así quedaron las ciudades, aunque algunas como en El Alto las restricciones no fueron plenamente acatadas por algunas personas y vehículos del transporte público, como se pudo verificar en video que circularon en redes sociales.

El Ministerio de Gobierno emitió un comunicado en el que daba tolerancia en la circulación de vehículos de algunas empresas privadas y públicas, así como personal de seguridad privada, periodistas, quienes sin embargo deben identificarse con la credencial vigente que respalde la actividad que realiza.

Los centros de abasto cerraron sus puertas, al igual que tiendas de barrios y supermercados. El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, advirtió con aplicar todo el peso de la ley contra quienes infrinjan la cuarentena.

El decreto de emergencia y cuarentena establece ocho horas de arresto contra los infractores. Los militares también se sumaron a los patrullajes, como se había anunciado desde el Gobierno.

El aparato productivo, prácticamente, está paralizado. Se estableció horario continuo de trabajo de 08.00 a 13.00 para el sector público y privado.

Valora este artículo
(0 votos)
Visto 406 veces

Visitantes en linea

Tenemos 79 visitantes y ningun miembro en Línea

14805645