Luto y desolación en Guatemala por víctimas del volcán de Fuego que deja 25 muertos

Guatemala amaneció con las banderas a media asta ante la tragedia provocada por la erupción del volcán de Fuego, una de las más potentes en los últimos años con saldo de 25 muertos y un sinnúmero de desaparecidos.

 

Ante la magnitud del desastre, el presidente Jimmy Morales declaró tres días de duelo nacional en recordación de las víctimas dejadas por las correntadas de lodo y ceniza del coloso, que entró en actividad el domingo último por segunda ocasión en 2018.

Las cifras de fallecidos hasta ahora no reflejan la catástrofe que muestran las imágenes televisivas en las zonas donde se ha podido llegar y los sobrevivientes suplican que les ayuden a encontrar a los familiares que dejaron de ver en cuestión de segundos.

La furia del cono se hizo sentir con particular saña en los departamentos de Escuintla, Sacatepéquez y Chimaltenango, los cuales fueron declarados en Estado de Calamidad Pública por un acuerdo del Consejo de Ministros.

Las estadísticas preliminares de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) dan cuenta de alrededor de 1,7 millones de afectados y 20 heridos, aunque se sabe de lugares que permanecen aún bajo cenizas y lodo y a la espera de que se reanuden las labores de rescate.

Hasta el momento, en los hospitales capitalinos San Juan de Dios y Roosvelt se encuentran hospitalizados 15 personas, tres niños y 12 adultos, todos con quemaduras graves.

En un recorrido por los centros asistenciales, el vicepresidente guatemalteco, Jafeth Cabrera, y el ministro de Salud Carlos Soto comprobaron la atención que se brinda a los pacientes.

Cabrera precisó que el sistema sanitario del país está preparado para atender este tipo de emergencias y que cuentan con suficiente abastecimiento para atender a las víctimas del fenómeno natural.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh), la actividad de volcán de Fuego concluyó a las 22:00 hora local, aunque no se descarta una reactivación de la erupción.

El ente científico indicó que los retumbos y la onda de choque desaparecieron y el último flujo piroclástico ocurrió a las 18:45 hora local.

Sin embargo, el Insivumeh advirtió que existe aún ceniza en el ambiente a una distancia de 20 kilómetros en el perímetro volcánico y el peligro de eventuales lahares en los próximos días debido a las copiosas lluvias en la región.

 

Por prevención, se mantendrá la alerta roja en los departamentos de Sacatepéquez, Escuintla y Chimaltenango, y la anaranjada en todo el territorio nacional.

Valora este artículo
(0 votos)
Visto 258 veces

VIDEOS BOLIVIA PRENSA

Visitantes en linea

Tenemos 38 visitantes y ningun miembro en Línea

12978315