Familias de Tiquipaya nuevamente sufren el desborde del río Taquiña y critican al Gobernador

Familias de Tiquipaya, en el departamento de Cochabamba, volvieron a sufrir la madrugada de este martes los efectos del desbordo del río Taquiña, que afectó a algunas viviendas que ya sufrieron daños con la mazamorra de febrero pasado.

 

En febrero, un aluvión provocó que mazamorra inunde Tiquipaya destruyendo casas y enterrando a cinco personas. Las autoridades anunciaron que se harían obras de prevención, pero a más de ocho meses la lluvia volvió a causar estragos.

Una de las casas afectadas estaba siendo reconstruida por la Agencia de Estatal de Vivienda y pertenece a un costurero, Mario Tola, quien luego de la mazamorra de febrero sacó un préstamo para reconstruir su negocio.

"Ya había perdido todo y de nuevo estoy perdiendo todo. A empezar de cero otra vez", lamentó.

Por otro lado, en la zona de Chiquicollo una palizada descendió con el agua y se volvió un tapón en el puente Manantial. Esto generó el desborde del agua y entró a unas seis viviendas.

"Tenemos una alarma que sonó y los vecinos salimos a atender. Inmediatamente llamamos a la maquinaria y más bien están limpiando", manifestó el vicepresidente de aguas de la zona, Javier Rocabado.

Los vecinos esperarán la visita del gobernador Iván Canelas a quien califican de negligente y responsable de los desastres, por no tomar previsiones.

A pesar del riesgo de otro aluvión, la Alcaldía y el Concejo Municipal aprobaron la misma franja de seguridad que existía en el río Taquiña en julio pasado.

La familia Tola contó que su historia se difundió y ya tenía pedidos que le daban la esperanza de reponerse, pero con el nuevo desborde sus materiales, productos y maquinas se echaron a perder. “La verdad todo está perdido”, lamentó.

En otra de las viviendas afectadas, el dueño relató que en febrero perdió su living, además de otras pertenencias, y que desde entonces dejó vacía la parte baja del domicilio, sin puertas ni ventanas. Señaló que ahora, con el desborde de la madrugada el agua y lodo volvieron a dañar su inmueble y tiene miedo de volver a su morada.

El ministro de Defensa, Javier Zavaleta, indicó que el desborde de este martes afectó a cinco viviendas, pero no se registró daños personales.

Los habitantes del sector afectado, preocupados ante la inminente época de lluvias, instalaron un bloqueo para pedir a las autoridades que aceleren los trabajos de prevención y el envío de maquinaría que ayude a evitar mayores desastres.

Entretanto, el alcalde Juan Carlos Angulo indicó que cuando se tenga el reporte final de los daños, se definirá la manera en que se ayudará a los habitantes afectados.

Valora este artículo
(0 votos)
Visto 160 veces

VIDEOS BOLIVIA PRENSA

Visitantes en linea

Tenemos 122 visitantes y ningun miembro en Línea

12896135