En Bolivia, es un escándalo la compra de respiradores que afecta seis funcionarios de Salud y otros

Funcionarios de la fiscalía, ayer revelaron que de acuerdo con las investigaciones, al menos tres millones de dólares hubieran sido desviados y el "proceso de contratación está totalmente viciado" y seis personas estuvieron directamente involucradas, quienes tendrían que haber recibido al menos 340.000 dólares como “coima”.

Cada aparato hubiera tenido un costo de 20.000 dólares mientras que los restantes 8.080 irían destinados a todos los involucrados.

El fiscal Omar Mejillones, remarcó que quienes debían beneficiarse con los dineros del ilícito son el exministro de Salud Marcelo Navajas; el exdirector jurídico Fernando Valenzuela; el cónsul de Bolivia en Barcelona, Alberto Pareja; el director de la AISEM Geovani Pacheco además de dos funcionarias de esa repartición.

El Ministerio Público indicó que GPA Innova vendió los 170 respiradores a un precio de 6.600 euros (7.426 dólares aproximadamente) por unidad, pero que los costos se incrementaron en el periodo de comercialización.

Los intermediarios habrían “desmantelado” los equipos para inflar los precios. GPA vendió los respiradores con kits completos, pero los intermediarios los registraron por partes para facturar los equipos en montos más altos.

“Lo que han hecho prácticamente es desmantelar el equipo, es decir, se ha vendido el ventilador pulmonar más su kit a 6.600 euros, lo que ellos han hecho es desmantelar los kit y poner a cada kit un precio, cosa de que alcance a los 28.080 dólares y ése es el monto que se hubiera facturado. Sin embargo, el kit, de acuerdo al contrato que se tiene, es uno solo, es decir, el monto total del ventilador pulmonar es 6.600 euros”, explicó.

La compra de los 170 respiradores debía tener un costo de fábrica de 1,2 millones de dólares, pero el Estado acordó la adquisición por 4,7 millones de dólares.

Agregó que el costo total por cada equipo tendría que haber llegado a un aproximado de 20 mil dólares, incluyendo la presunta repartija de 2.000 dólares por equipo entre los intermediarios Fernando Humérez - el “testigo clave”- y otras dos personas, pero se adquirió por 8.080 dólares de más, monto que presuntamente iban a repartirse los involucrados de este caso, todos funcionarios del Ministerio de Salud.

“A través de la investigación se ha establecido de que existiría esos montos de dinero que tendrían que ir repartidos para personal del Ministerio de Salud, todavía no hemos identificado los montos, a cuánto le correspondería a cada uno de ellos porque ellos no lo han señalado y no lo van a hacer, lo que es cierto es que el proceso de contratación estaba totalmente viciado”, indicó.

Además, los equipos fueron “reservados” con un pago de 250 mil dólares horas antes  de que se inicie el proceso de adquisición -el 8 de mayo-, lo que demuestra que hubo un direccionamiento en la compra de los respiradores.

Sobre la participación del exministro de Salud, Marcelo Navajas, Mejillones dijo que tiene responsabilidad por haber direccionado la compra sin tener respaldo técnico.

Aseveró que los funcionarios implicados, aparte de Valenzuela y Pacheco, son el embajador de Bolivia en Barcelona, Alberto Pareja; dos funcionarias técnicas, y el exministro Navajas.

Mejillones aseveró que otro hecho que llamó la atención fue que la empresa IME Consulting nunca se dedicó al negocio de respiradores o importación de ese tipo de equipos y que su director, Ignacio Mazarrasa, indicó que no conoció el contenido del contrato de la compra de esos equipos.

Valora este artículo
(0 votos)
Visto 234 veces

Visitantes en linea

Tenemos 53 visitantes y ningun miembro en Línea

14792885