Desaparece un capo narcotradico peruano de la justicia bolivianas

El capo del narcotráfico peruano, Juan Fernando Flores Villar, quien actúa en nuestro país con la identidad boliviana falsa de Rubén Villar Villar, y que se benefició de medidas sustitutivas en marzo pasado tras ser detenido con 42 kilogramos de cocaína, dejó de asistir a su control biométrico, por lo que está siendo buscado por la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn), inforno el Ministro de Gobierno, Carlos Romero.

 

El peruano fue detenido en febrero con 42 kilos de droga.  En ese operativo, además, se secuestró tres vehículos e incautó un inmueble ubicado en la Doble Vía “La Guardia”. El Juzgado decimocuarto de la capital cruceña lo benefició con medidas sustitutivas el 2 de marzo pasado.

“Villar Villar debía presentarse todos los jueves a registro biométrico. Esta persona hace 10 días ha desaparecido, ha incumplido la medida sustitutiva, pese a que se ha encontrado en posesión de droga, con otras dos personas, formando una organización criminal”, dijo Romero

En marzo pasado, la Policía boliviana informó a la División de Inteligencia Antidrogas (Dirandro), de Perú, sobre la captura de unos narcotraficantes bolivianos que, por sus rasgos, más parecían peruanos. Uno de ellos era Rubén Villar Villar, según confirmó la Policía peruana, que indicó que sólo le bastó verle el rostro para saber que se trataba de Juan Flores Villar.

Perú pidió que no lo soltaran dado que se encontraba con orden de detención. Las autoridades bolivianas solicitaron la orden internacional de captura de Interpol, pero el trámite demoró y Juan Flores Villar logró ser liberado, indica el diario la República de Perú.

Los hermanos Rubén, Richard y Hernán Flores Villar, naturales de Llochegua (Ayacucho-Perú), fueron los primeros en escapar a Bolivia. En 2007, después que la policía intervino en Moquegua un cargamento de 400 kilos de cocaína y descubrió que los hermanos eran los propietarios, éstos cruzaron la frontera con sus esposas e hijos y se instalaron en Tarija, desde donde dirigen una organización dedicada al narcotráfico.

Ya en Bolivia, en el “mercado negro” compraron cédulas de identidad boliviana falsas. Es así que Richard Flores Villar pasó a ser José Villar Villar, oriundo de la provincia de Oropeza del departamento de Sucre. Su hermano, Juan Flores Villar, varió su nombre a Rubén Villar Villar. La identidad boliviana del tercer hermano, Hernán Flores Villar, todavía no ha sido descubierta.

Desde Bolivia, y a salvo de la justicia peruana, los hermanos siguen traficando impunemente. Coordinan el envío de la droga del Vraem y la reciben en Bolivia, donde la ofertan a bandas de brasileños y paraguayos.

Dirandro estima que los hermanos ingresan cada mes a Bolivia más de dos toneladas de cocaína peruana, que tienen como destino final Brasil.

Juan Fernando Flores forma parte de la lista de los delincuentes más buscados en Perú y del Programa de Recompensas del Ministerio del Interior de ese país.

Sobre las denuncias del diario peruano, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, informó el miércoles que había solicitado un informe a la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn).

En Perú, la captura de capos del narcotráfico realizada por la División de Inteligencia Antidrogas de la Dirandro ha causado que un buen número de cabecillas huyan a Bolivia para evadir a la justicia peruana y seguir traficando libremente. Sin embargo, la Policía especializada en drogas de su país les viene siguiendo la pista para conocer su nueva identidad y capturarlos, informó el martes el diario La República.

Se trata de Clever Bernardo Ambrosio (a) “Chila”, Reyna Gozme La Fuente (a) “Reyna”, Edmerson Quispe Pariona (a) “Chavo”, Werlinton Sánchez García (a) “Negro Fabio”, Clodoaldo Figueroa Saume (a) “Tío Vago” y Luis Lagos Lizarbe (a) “Salvador”.

En julio de 2015, la Policía antidrogas boliviana realizó una intervención a la vivienda de Werlinton Sánchez García (a) “Negro Fabio”.

Cuatro ciudadanos peruanos, entre ellos su hijo y un boliviano, fueron detenidos. También inmovilizaron sus tres avionetas y vehículos. El “Negro Fabio” logró escapar.

Su madre, Marcela García Lozano, quien se encontraba en el domicilio, confirmó que su hijo vivía allí.

 

De acuerdo a informes de inteligencia, en julio de este año, el “Negro Fabio” estuvo en Palcazu (Perú) e instaló un megalaboratorio de clorhidrato de cocaína con la intención de producir droga a gran escala.

Valora este artículo
(0 votos)
Visto 354 veces

VIDEOS BOLIVIA PRENSA

Visitantes en linea

Tenemos 105 visitantes y ningun miembro en Línea