Gobierno y FARC sellan pacto histórico en el diálogo de paz

El Gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC anunciaron ayer que alcanzaron un trascendental acuerdo sobre el problema agrario, causa del conflicto armado de casi medio siglo en ese país y primer punto de la agenda de las conversaciones de paz que mantienen en La Habana.

 

 

“Acordamos denominarlo ‘Hacia un nuevo campo colombiano: Reforma rural integral’. En el próximo ciclo de conversaciones presentaremos el primer informe de la Mesa”, dice el comunicado oficial, leído por el diplomático cubano Carlos Fernández de Cossío, cuyo país es garante de estas conversiones junto a Noruega.

 

“El acuerdo (sobre desarrollo agrario) busca que se reviertan los efectos del conflicto y que se restituyan (recompensen) las víctimas del despojo y del desplazamiento forzado”, agregó.

 

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, destacó en Bogotá este avance en las negociaciones con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), tras seis meses de conversaciones en Cuba.

 

“Celebramos, de veras, este paso fundamental en La Habana, hacia un pleno acuerdo para poner fin a medio siglo de conflicto”, dijo Santos en un mensaje divulgado en su cuenta oficial en la red social Twitter.

 

Salvedades. Ambas partes lograron “acuerdos sobre acceso y uso de la tierra, tierras improductivas, formalización de la propiedad, frontera agrícola y protección de zonas de reservas”, según el comunicado conjunto leído en su primera parte por Fernández de Cossío y la segunda por el delegado de Noruega, Dag Nylander.

 

El negociador jefe de las FARC, Iván Márquez, aclaró no obstante que quedaron pendientes algunas “salvedades puntuales” sobre el tema agrario, que serán retomadas más adelante en las conversaciones. 

 

“Hemos avanzado en la construcción de un acuerdo, con salvedades puntuales, que necesariamente tendrán que ser retomadas antes de la concreción final de un acuerdo”, dijo Márquez, número dos de la guerrilla.

 

“Los acuerdos que hemos ido construyendo están condicionados a que lleguemos a un acuerdo sobre la totalidad de la agenda”, pues las pláticas se rigen por el principio de que “nada está acordado hasta que todo esté acordado”, dice el comunicado leído.

 

“Puedo afirmar con certeza que lo acordado en el tema agrario permite transformar de forma radical la realidad rural de Colombia”, dijo por su lado el jefe negociador del gobierno, Humberto de la Calle, en un comunicado enviado a la AFP. Agregó que este convenio “supera la visión tradicional de una reforma agraria y pretende crear cambios reales para cerrar la brecha entre el país rural y el urbano”.

 

Las FARC son la guerrilla más antigua de América Latina y cuenta actualmente con unos 8.000 combatientes.

 

Puntos centrales del convenio

 

Éstos son los puntos fundamentales del acuerdo denominado “Hacia un nuevo campo colombiano:  Reforma rural integral”,  alcanzado en La Habana, Cuba, por el gobierno de Juan Manuel Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

 

El primero de los seis puntos se refiere al acceso y uso de la tierra, tierras improductivas, formalización de la propiedad agraria, frontera agrícola y protección de zonas de reserva.

 

El segundo, a programas de desarrollo con enfoque territorial.

 

El tercero, a la infraestructura y adecuación de tierras.

 

El cuarto, al desarrollo social: salud, educación, vivienda, erradicación de la pobreza.

 

El quinto al estímulo a la producción agropecuaria y a la economía solidaria y cooperativa, que abarca la asistencia técnica, subsidios, créditos,  generación de ingresos, mercadeo y formalización laboral.

 

El sexto, finalmente, se refiere al desarrollo de políticas alimentarias y nutricionales.

 

 Uno de los negociadores de la guerrilla dijo que Santos debe ser reelegido para garantizar el proceso pacificador.

 

“Si el Presidente es reelegido, se le da continuidad al proceso”, declaró Pablo Catatumbo según publica la revista colombiana Semana.

 

Colombianos recibieron con esperanzas primer acuerdo de paz

 

Los colombianos recibieron con esperanza los primeros acuerdos en el tema agrario entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo, considerado en medios políticos y sociales como un hecho histórico para avanzar hacia la paz.

 

La noticia, divulgada la víspera en Cuba, sede permanente de los diálogos, ocupó los primeros titulares de la prensa en el país, mientras centenares de colombianos expresaron a través de las redes sociales su satisfacción por los primeros resultados, tras seis meses de intensos debates.

 

El acuerdo Hacia un nuevo campo colombiano: reforma rural integral se propone lograr trasformaciones radicales para una realidad agraria con equidad y democracia, según explicaron ambas partes en un comunicado conjunto al cierre del noveno ciclo.

 

Se trata, dijeron, de un programa que incluye reformas encaminadas a revertir los efectos del conflicto y restituir a las víctimas del despojo y el desplazamiento forzado en estos 50 años de conflicto armado, político y social.

 

Senadores, ministros, líderes sociales campesinos, jóvenes, estudiantes, analistas y miembros de varios partidos políticos celebraron en twitter este avance.

 

El primero fue el Jefe de Estado, Juan Manuel Santos, quien en un mensaje en esa red social calificó de paso fundamental este acuerdo y afirmó que el proceso continuará con prudencia y responsabilidad.

 

"Gran paso histórico e irreversible", expresó por su parte el presidente del Senado, Roy Barreras, mientras la exsenadora y defensora de los derechos humanos, Piedad Córdoba, se mostró optimista.

 

Esperamos que los derechos negados a los habitantes rurales por fin sean reconocidos, dijo.

 

"Vamos camino a la paz, la vemos florecer, mucho optimismo, esperanza", fueron las palabras más comentadas en twitter por los colombianos.

 

La noticia fue recibida con regocijo por varios países, organismos internacionales y diversas personalidades.

 

Los mandatarios Nicolás Maduro, de Venezuela, y Evo Morales, de Bolivia, felicitaron a las partes por los resultados logrados.

 

"Continuamos a la orden de este proceso y ahora somos más optimistas de que en Colombia, más temprano que tarde, podamos ver reinar la paz", expresó Maduro, cuyo país funge como acompañante junto a Chile.

 

A nombre de Ecuador, el canciller Ricardo Patiño también elogió los avances al igual que el premio Nobel de la Paz argentino, Adolfo Pérez Esquivel, quien en twitter festejó la noticia.

 

En un comunicado difundido por Naciones Unidas, el secretario general, Ban Ki-mon, consideró que se trata de un logro significativo. El entendimiento, dijo, constituye un importante paso.

 

El Gobierno y las FARC-EP han dado claras muestras desde un inicio de avanzar en las conversaciones hasta llegar a un acuerdo final. El 11 de junio comenzará un nuevo ciclo sobre el segundo punto, la participación política.

 

Los diálogos, iniciados en noviembre de 2012, cuentan con Cuba y Noruega como garantes.

Contador de Visitas

7665522