OEA aprobó resolución por retorno del orden constitucional en Venezuela

Tras más de tres horas de discusión, apelaciones al reglamento de la organización y denuncias sobre "golpe de Estado", la Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó por la mayoría de los presentes una resolución que declara la violación del orden constitucional en Venezuela debido a las decisiones de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que atentaban contra preceptos constitucionales correspondientes a la Asamblea Nacional.

 

En la sesión extraordinaria del Consejo Permanente, que ocurrió la tarde de este lunes, se continuó la discusión de la situación de Venezuela iniciada el 27 de marzo. Nuevamente se llegó al encuentro por la solicitud de 20 países y contó con la presencia de 21 delegaciones en un momento de la jornada.

Al final de la tarde, 17 de los 21 presentes aprobaron por consenso la resolución. Cuatro países se abstuvieron: República Dominicana, Bahamas, Belice y El Salvador.

La representante de Perú, Ana Rosa Valdivieso, fue la que presentó el texto. Los países que suscribieron el documento son Argentina, Brasil, Canadá, Colombia, Costa Rica, Chile, Estados Unidos, Jamaica,  México, Paraguay y Perú. Las delegaciones de Barbados, Guatemala, Panamá y Uruguay se adhirieron luego.

El texto declara que en Venezuela se violó el orden constitucional con las cuatro decisiones del Tribunal Supremo de Justicia y considera "esencial" que se restaure de forma plena. Además expresa la preocupación de las naciones por la alteración del orden democrático y reitera su apoyo al diálogo. El documento no establece exigencias o sanciones hacia el gobierno de Venezuela.

La resolución, además de la declaración sobre las actuaciones del Tribunal Supremo de Justicia, tiene tres puntos. En el primero se urge al gobierno venezolano para que se restaure la separación de poderes y la autoridad de la Asamblea Nacional. El segundo señala que los países se mantienen dispuestos a apoyar las medidas que permitan "el retorno al orden democrático".

El tercero es un compromiso a continuar "ocupándose" de la situación de Venezuela, además de "emprender en la medida que sea necesario" gestiones diplomáticas adicionales para fomentar que se normalice la institucionalidad democrática. No descartan la convocatoria de una reunión a nivel ministerial.

Después de la presentación del texto dos posiciones salieron a relucir: la de Canadá, que pedía votar el miércoles la adopción de la resolución después de agregarles varios puntos, y la de México y Chile de no votar el texto por la "evidente" mayoría que la respaldaba. Al final se llegó a la aprobación por "consenso" de conformidad con los artículos 65 y 67 del reglamento del Consejo Permanente.

Para llegar al momento de la presentación y posterior respaldo de la resolución transcurrieron un par de horas desde el inicio de la sesión, que había sido suspendida por el representante de Bolivia Diego Pary Rodríguez, presidente pro témpore desde el 1° de abril, la mañana del lunes.

A pesar de esto, el encuentro ocurrió y al igual que la sesión extraordinaria del 28 de marzo tuvo a los representantes de Bolivia, Nicaragua, El Salvador y Venezuela con quejas sobre la forma en que se desarrolló el encuentro.

Aproximadamente a las 3:00 pm, el secretario de Asuntos Jurídicos de la OEA, Jean Michel Arrighi, explicó que la sesión ocurría por la solicitud de 20 países y de conformidad con el artículo 6 del reglamento del Consejo Permanente.

La sesión fue presidida por el representante permanente de Honduras, Leonidas Rosa Bautista, por ser el miembro más antiguo. Así lo explicó Arrighi al indicar que la convocatoria para la sesión extraordinaria se haría en esas condiciones por la ausencia del presidente pro témpore, el representante de Bolivia, y del vicepresidente Jean-Victor Harvel, embajador de Haití.

Cuando inició el encuentro había más de 12 países de los 34 que integran el bloque regional, lo que hacía quórum. La cantidad de representantes aumentó a 24 una hora después debido a un receso.  Bautista indicó que eran más que suficientes para tomar decisiones.

Informó que se envió una nota para señalar que los 20 países convocantes de la sesión no estaban de acuerdo con la suspensión hecha por Bolivia.

El representante de México, Luis Alfonso de Alba Góngora, indicó que debía convocarse a los países miembros que pidieron el viernes la sesión extraordinaria y pidió el receso de 15 minutos para hacer el llamado a los embajadores.

“El comportamiento del presidente sienta un precedente muy peligroso y es motivo de alta preocupación para mi país. Hay funciones distintas: la de presidente y la de representante de un país. Confiamos en que Pary sabrá ejercer con independencia y autonomía su función de presidente”, dijo.

Andrés González Díaz, representante permanente de Colombia, estuvo de acuerdo con la propuesta de continuar con la celebración de la reunión, debido a que “es un derecho de los Estados miembros expresarse y debatir”.

Treinta minutos después del receso el representante de Bolivia llegó al Consejo Permanente.

El primer punto del orden del día fue el derecho de palabra de la canciller de Argentina, Susana Malcorra, diplomática que estuvo presente en nombre del Mercosur. El segundo punto del orden del día fue la discusión sobre Venezuela.

Malcorra recordó que cuatro países del bloque regional (Argentina, Paraguay, Uruguay y Brasil) elaboraron una declaración el sábado 1° de abril para iniciar el proceso de aplicación de la Cláusula Democrática del Mercosur.

Cuando la diplomática argentina intervenía el representante boliviano pidió un punto de orden y afirmó que se estaba dando un "golpe institucional" en la OEA por el hecho de que Honduras ostentara la presidencia del Consejo Permanente. Indicó que había sido una violación del reglamento y "golpista".

El representante venezolano Samuel Moncada pidió un punto de orden para respaldar los argumentos de Bolivia sobre la "ilegalidad" de la sesión extraordinaria.

"Están dando un golpe de Estado de la OEA", dijo Moncada. Además, rechazó que la canciller Malcorra hablara de Venezuela sin su autorización.

Denis Ronaldo Moncada, representante de Nicaragua, reiteró que Bolivia era el presidente del Consejo Permanente y que se estaba dando un "golpe de Estado institucional" en la OEA.

La representante de Canadá, Jennifer May Loten, afirmó que la sesión extraordinaria se estaba realizando tomando como base el reglamento de la organización y que debía seguir tratándose el tema para el que estaban reunidos.

Malcorra logró terminar su intervención con señalamientos sobre la falta de separación de poderes en Venezuela e informó que ya estaba activado el protocolo democrático del Mercosur.

El presidente encargado por el reglamento en la sesión extraordinaria Leonidas Rosa Bautista le respondió al representante de Bolivia que él había ostentado la presidencia por el hecho que Pary Rodríguez no estaba al momento de la convocatoria. También indicó que se consideraría una declaración sobre Venezuela.

El hondureño aseveró que todos estaban invitados a hacer uso de los marcos éticos y jurídicos para encontrar respuestas a la situación de Venezuela.

Después de eso se dio por terminado el primer punto del orden y se pasó a discutir la situación venezolana.

Moncada pidió varios puntos de orden para denunciar lo que ocurría y arremetió contra los gobiernos de Argentina; por las palabras de Malcorra, Colombia, por las declaraciones de Juan Manuel Santos, y contra Paraguay.

Después de esto Juan José Arcuri, representante de Argentina, se quejó por las declaraciones del venezolano, quien lo interrumpió varias veces y fue mandado a callar por el argentino.

El diplomático colombiano también le respondió a Moncada. México le pidió respetar el lenguaje de la OEA y Perú cuestionó que Moncada representara a un gobierno que en 2009 había solicitado activar la Carta Democrática. La paraguaya Elisa Ruiz Díaz también tuvo comentarios para el venezolano.

El canciller señaló que "Bolivia no acepta ni aceptará imposiciones de ningún país", al afirmar que las decisiones "no son unilaterales ni arbitrarias, sino institucionales" en referencia a la suspensión de dicha sesión en primera instancia.

Belice, Bahamas, República Dominicana y El Salvador se abstuvieron.

Otros trece países estuvieron ausentes de la sala al momento de la consideración del texto, incluyendo las representaciones de Bolivia, Venezuela y Nicaragua, que previamente habían abandonado la sala en protesta.

Malcorra acudió este lunes a la OEA como presidenta "pro tempore" del Mercosur.

Al recibir el comunicado de manos de los manifestantes, la embajadora venezolana, María Lourdes Urbaneja, agradeció la solidaridad y subrayó que el gobierno de Maduro sigue enfrentando ataques de manera continua por parte de las naciones alineadas con Estados Unidos para acabar con el proyecto de unidad latinoamericana del fallecido presidente Hugo Chávez.

Asimismo, repudió que el secretario general de la OEA, fuera una de las principales "fichas" de algunos países para "seguir con el plan intervencionista contra Venezuela".

Un total de 17 de los 21 países presentes aprobó la resolución.

Moncada alegó que tras la decisión del TSJ de revertir las decisiones sobre la Asamblea Nacional "el objeto de esta discusión desapareció".

También criticó que la OEA solo esté pendiente de la situación venezolana.

La resolución, el texto más duro aprobado en la OEA contra Maduro, incorpora la posibilidad de, 'en la medida que sea necesario', emprender 'gestiones diplomáticas adicionales para fomentar la normalización de la institucionalidad democrática', 'incluyendo la convocatoria de una reunión a nivel ministerial'.

El representante de Venezuela insistió en que su país no aceptaría nada de lo que decidiera la cámara pese a que una mayoría de la organización favorecía su celebración.

La cancillería venezolana indicó que "Venezuela denuncia (.) un hecho sin precedentes dirigido a la destrucción de la OEA", en referencia a esa sesión de la que dijo "constituye una grave alteración del orden institucional de la OEA".

Creada por el consenso de la OEA en 2001, la Carta Democrática Interamericana fija mecanismos graduales para intervenir en un Estado miembro, en caso de "una alteración del orden constitucional que afecte gravemente su orden democrático".

La OEA aprobó ayer en una sesión extraordinaria un acuerdo de resolución en el que instó al gobierno de Venezuela a garantizar la separación e independencia de poderes, y a restaurar "la plena autoridad" de la Asamblea Nacional.

Caracas. Los gobiernos de Venezuela, Bolivia y Nicaragua, consideraron este miércoles un “fraude jurídico y procesal” la resolución adoptada por la Organización de Estados Americanos (OEA) el pasado lunes en la que se declara que en Venezuela hay una “grave alteración inconstitucional del orden democrático”.

Los 3 países, socios en la Alianza Bolivariana (ALBA), enviaron a altos representantes de su política exterior a la OEA, para denunciar la reunión que se celebró el lunes sobre Venezuela, pese a que Bolivia, que ostenta la presidencia de turno del Consejo, la había suspendido por la mañana.

El canciller boliviano, Fernando Huanacuni, expresó su “más profunda extrañeza, sorpresa y rechazo” a “un Consejo ilegal a todas luces” y consideró que lo ocurrido el lunes fue “inaudito”.

“Creíamos que los golpes de Estado ya eran parte del pasado”, afirmó, para añadir que “la OEA no puede responder a los intereses de los más poderosos de la región”, denuncias a las que se sumó el ministro asesor para Políticas y Asuntos Internacionales de Nicaragua, Sidhartha Marín.

La canciller venezolana, Delcy Rodríguez, consideró “inadmisibles” tanto la sesión como la declaración, y anunció que llevará ambas ante “otras instancias internacionales”, sin precisar cuáles.

El argumento de estos países no es solo que la sesión se hizo pese a que la Presidencia del Consejo (Bolivia) la había suspendido sino además que en el momento de la adopción del texto había “solo” 21 países en la sala.

La normativa de la OEA dice que una sesión puede celebrarse cuando hay al menos 12 Estados y que se puede tomar una decisión cuando haya al menos 18.

A la sesión asistieron al menos 27 países, según confirmaron fuentes de la OEA, y en el momento de la adopción del texto estaban presentes 21, según indicaron ayer a la prensa fuentes de las delegaciones promotoras de la resolución.

Valora este artículo
(0 votos)
Visto 60 veces

VIDEOS BOLIVIA PRENSA

Visitantes en linea

Tenemos 89 visitantes y ningun miembro en Línea