Migrantes tratan de pasar a EEUU a la fuerza

Alrededor de 500 migrantes, la mayoría hondureños, trataron ayer entrar a Estados Unidos por la fuerza y trepando la valla fronteriza que divide al país del norte con México, en Tijuana, pero la Policía  los dispersó con gases lacrimógenos y cerró la frontera.

 

Desesperados de estar hacinados en un albergue, los migrantes se separaron de la marcha que llegó a sumar unas 7.000 mil personas, de las cuales al menos 5.000 llegaron a Tijuana.

Entre los afectados, Mario López dijo a AFP “estamos dispuestos a dejar aquí la vida con tal de pasar”. El hondureño empujaba a su hija de tres años a través de un agujero del muro fronterizo al ras de terreno durante la intentona; su pequeña había perdido los zapatos el momento en que se produjo una estampida humana  buscando pasar al otro lado.

Varios helicópteros estadounidenses sobrevolaban la zona, controlando los intentos de cruzar de los migrantes, y lanzado además gases lacrimógenos.

Con dificultades para respirar, muchos recularon e incluso una mujer cayó del muro y se desmayó.

“Nos van a matar!”, gritaba otra, tratando de recoger a la desmayada; la multitud trataba de protegerse de los gases cubriéndose el rostro mientras que las madres auxiliaban a sus hijos, en medio de gritos desesperados y de llanto.

El presidente estadounidense Donald Trump ha advertido que no permitirá que pidan refugio quienes crucen de manera ilegal y ha amenazado con cerrar los más de 3.200 km de frontera.

Desde México se escuchaba el resonar de las sirenas de la patrulla fronteriza estadounidense que hacía recorridos levantando una nube de tierra  en esta desértica zona.

Tras la sorpresiva intentona de los migrantes, la agencia de aduanas y de seguridad fronteriza de EEUU cerraron el paso fronterizo con Tijuana a vehículos y peatones. Junto al muro de lado mexicano quedaron esparcidas ropa, cobijas y objetos personales de los migrantes.

Un grupo numeroso consiguió cruzar hasta un primer muro y trató de cruzar el segundo, cubierto con púas, pero la patrulla fronteriza lo impidió.

Alfonso Navarrete, de la gobernación de México, dijo en TV que se procederá con la deportación de quienes ingresaron. 

 

El funcionario informó que identificaron a quienes  instigaban a la violencia.

Valora este artículo
(0 votos)
Visto 76 veces

VIDEOS BOLIVIA PRENSA

Visitantes en linea

Tenemos 92 visitantes y ningun miembro en Línea

12969783