Bagayero acribillado en un paso fronterizo con Bolivia

El violento crimen de un bagayero escandalizó la zona fronteriza de Aguas Blancas. El hecho se produjo cerca de las 10 de ayer cuando José Manuel Giménez fue hallado sin vida por una señora, quien observó el cadáver a unos 100 metros del Centro de Salud de esa localidad, sobre un camino fronterizo. Tras los primeros análisis los especialistas diagnosticaron "herida con arma de fuego, shock hipovolémico con hemorragia interna como consecuencia de las heridas producidas por un arma de fuego en el abdomen y el tórax".

 

Según fuentes policiales, al menos cinco balazos recibió el hombre cuando al parecer volvía de Bolivia, una zona donde el puesto de control fronterizo está a metros del Centro de Salud, del puente internacional y del río Bermejo. Tras el cruento asesinato los interrogantes surgieron casi de manera espontánea, dado que frente a semejante balacera parecería increíble que nadie haya escuchado nada. En el lugar, además del cadáver, se hallaron vainas servidas y un arma calibre 22.

Hasta el momento no se sabe cuál fue el móvil del crimen, sin embargo los sabuesos intentan determinar y descartar algunas hipótesis como por ejemplo si el arma hallada a metros del cadáver fue sembrada y si efectivamente es el arma homicida. Los peritos analizarán si entre los elementos colectados se pueden encontrar huellas que lleven al paradero de algún o algunos sospechosos.

Según las fuentes, el cuerpo de Giménez fue encontrado sobre un camino que muchas personas utilizan para cruzar a Bolivia con el objetivo de comprar distintos elementos. Se trata de un camino alternativo donde los mismos tours de compras estacionan en Aguas Blanca para que los pasajeros hagan uso de dicho sendero sin que los controles de Gendarmería ni Aduana puedan intervenir en sus compras.

Por la modalidad del crimen, los investigadores no descartan que se trate de un ajuste de cuentas en contra de José Manuel Giménez. El hombre estaba domiciliado en el barrio Estación de Orán. Hace dos semanas también intentaron matar a tiros a un joven de 28 años. Teniendo en cuenta el violento asesinato, los vecinos rápidamente recordaron lo sucedido en San Ramón de la Nueva Orán, donde un supuesto sicario terminó con la vida de un hombre, quien se encontraba junto a su esposa y una hija en una esquina a punto de cenar.

Hace poco más de dos semanas, un joven de 28 años, identificado por la Policía norteña como Adrián Ricardo Gerónimo, bagayero, salvó su vida de milagro en el barrio 9 de Julio. Llegó a su casa y descendió de un Volkswagen Surán; en ese momento otro hombre, quien había estado esperando en un auto blanco, comenzó a disparar, efectuó al menos 10 disparos de arma de fuego mientras la víctima intentaba ingresar a su casa.

 

Gerónimo ingresó al hospital de Orán por sus propios medios con heridas de arma de fuego. En ese momento, el hombre señaló no saber quién le disparó ni por qué motivo. Los investigadores no descartaron que se trate de un ajuste de cuentas o incluso ligarlo a delitos que ocurrieron en la localidad de Bermejo. En este hecho la Policía se acercó hasta el lugar desde donde también secuestraron vainas servidas.

Valora este artículo
(0 votos)
Visto 115 veces

VIDEOS BOLIVIA PRENSA

Visitantes en linea

Tenemos 78 visitantes y ningun miembro en Línea