Contrabandistas endurecen los piquetes de movilizaciones

“Necesitamos comer. Lo que están haciendo generará más pobreza de la que hay ahora. Esto no puede ser más, no nos están dejando alimentar a nuestros hijos”, dice María Laura de Pereyra, una de las mujeres que, según sus palabras, se las rebusca vendiendo ropa que trae de Bolivia. “La gente está perdiendo mucha plata porque se está secuestrando mercadería. Nos dicen que puede haber un arreglo y por eso están cortando la ruta”, agregó la mujer.

 

La revendedora, como otros que se dedican a esta actividad, tenía la esperanza que prospere el pedido por el que levantaron los cortes que vienen realizando en distintos sectores de la ruta 9. Solicitaron que se les permita ingresar hasta dos bultos por personas en cada viaje. “Es la solución que esperan todos. Si no aceptan, no nos vamos”, advirtió.

El caso llegó a oídos del juez federal Daniel Bejas quién, además de dar instrucciones a Gendarmería sobre cómo actuar ante los cortes. Pidió que del caso se encarguen la Dirección Nacional de Aduanas y las fuerzas de seguridad. “La Justicia no está para negociar, sino para hacer cumplir las leyes”, indicó una alta fuente de la Justicia.

El jueves a la mañana se concretó la reunión entre los responsables de Aduana y Gendarmería para tratar el pedido. En pocas horas lo rechazaron de plano y confirmaron que se puede ingresar mercadería hasta 150 dólares por persona (poco más de $2.500) o, en su defecto, si se exceden, abonar la tasa aduanera correspondiente. Cada bulto que piden ingresar los manifestantes, según coincidieron señalar las fuentes consultadas, supera los $ 3.000.

Mientras se definía ese tema, en la localidad de Orán, los “bagayeros” -personas que se ganan la vida ingresando mercadería ilegal desde Bolivia- cortaban la ruta 50 para reclamar por los secuestros que viene realizando Gendarmería en esa localidad.

Un tucumano, conocido como “El Cabudo”, estaría detrás de esta manifestación. Él, siempre según los datos aportados por miembros de la fuerza de seguridad, es el líder de una de las organizaciones más fuertes dedicadas al contrabando. Tampoco descartan que podría haber enviado gente para que realice los cortes en nuestra provincia.

El hombre, que se encuentra radicado desde hace tiempo en esa localidad, tendría establecido el circuito de ingreso la mercadería para comercializar a los mayoristas que viajan desde distintos puntos del país para adquirirlas. También actúan de nexos de las empresas que se dedican a hacer tours de compras.

En lo que va del año, las fuerzas nacionales decomisaron más de $200 millones -en ese monto también están contemplado el valor de los vehículos incautados- sólo en nuestra provincia.

Ante este panorama, y al endurecerse aún más los controles en Salta y en Jujuy, los contrabandistas decidieron cambiar de sistema. Según las investigaciones que vienen realizando, pagan a personas para que les traigan la mercadería, las acopien en lugares del gran San Miguel de Tucumán y luego la envían a distintos sectores del país, aunque Buenos Aires es el destino más común.

Los controles que realiza Gendarmería está afectando a las personas que “trabajan” para las organizaciones mayoristas (normalmente trasladan los productos en utilitarios o camionetas) hacia Salta y nuestra provincia. En las últimas semanas también se incrementaron los controles a las empresas de turismo de Santiago del Estero, Catamarca, Mendoza y Santa Fe, que organizan los tours de compras.

 

“No tenemos ningún cambio de orden. Vamos a seguir realizando controles en las diferentes rutas de la región”, insistió Abel Espinoza, jefe del Escuadrón 55 de Gendarmería. Domingo Toledo, comisario inspector de la Agencia Regional de la Policía Federal, coincidió con su par. Trascendió que en las próximas horas se intensificarán los controles en Orán.

Valora este artículo
(0 votos)
Visto 187 veces

VIDEOS BOLIVIA PRENSA

Visitantes en linea

Tenemos 55 visitantes y ningun miembro en Línea