Mano dura contra la inmigración en Estados Unidos

Donald Trump presidente de Estados Uinidos ordena endurecer la política migratoria tras el peor atentado desde el 11-S en Nueva York. Advierte de que quiere acabar con la lotería de visados para impedir la entrada de terroristas en Estados Unidos

 

El presidente de Estados Unidos (EE.UU.), Donald Trump, pidió la noche de este miércoles una condena de muerte para Sayfullo Saipov, presunto autor del atentado que este martes dejó ocho muertos en un atropello múltiple en Nueva York (este).

Saipov resultó herido de un disparo de la Policía después de arrollar a una multitud con un vehículo y ahora está detenido bajo vigilancia en un hospital de Nueva York.

Cuando fue interrogado por primera vez en el hospital, pidió que se colocara en su habitación una bandera del grupo terrorista autodenominado Estado Islámico (Daesh en árabe), y no mostró ningún remordimiento por el ataque que supuestamente realizó.

"El terrorista de Nueva York estaba contento cuando pidió colgar la bandera de ISIS (sigla en inglés de la organización) en su habitación del hospital. Mató a ocho personas, dejó gravemente heridas a 12. ¡Debería recibir la pena de muerte!", resaltó Trump en un mensaje en Twitter.

Aunque el estado de Nueva York no contempla la condena a muerte en su sistema penal, que tiene la cadena perpetua como máximo castigo, Saipov sí podría recibirla en un juicio federal por terrorismo.

En ese sentido, el fiscal Joon Kim no descartó el miércoles que el mayor sospechoso de perpetrar el ataque de Nueva York reciba la pena capital.

Por el cargo de apoyo material a una organización terrorista, "cadena perpetua es (la pena) máxima", y por el cargo federal de destrucción de un vehículo con menosprecio de la vida humana, Saipov puede "ser elegible para la pena de muerte", explicó Kim en rueda de prensa.

Horas antes de publicar su tuit, Trump llamó nuevamente al Congreso a cancelar el actual programa migratorio que rige en EE.UU., el cual consideró un “hazmerreír”.

“Debemos ser mucho más estrictos, más inteligentes y menos políticamente correctos (...). Lo que tenemos en este momento es una broma, un hazmerreír”, aseguró.

Cuando habían pasado 23 horas del atentado islamista llevado a cabo en Nueva York en el que murieron 8 transeúntes, Donald Trump todavía no había llamado a Bill De Blasio - el alcalde de esa ciudad, en la que nació y pasó toda su vida hasta que se mudó a la Casa Blanca en enero -, ni al gobernador del estado - y posible rival en las elecciones de 2020 - Mario Cuomo, para expresar sus condolencias y su apoyo. Pero sí había tenido tiempo para culpar del ataque a la oposición demócrata y al sistema legal estadounidense.

El presidente, como suele ser habitual en él, presentó su tesis en píldoras de 140 caracteres en la red social Twitter. A las 7 y 24 de la mañana de Washington, tuiteó: "El terrorista vino a nuestro país por medio de lo que se llama 'Programa de Lotería de la Diversidad', una preciosidad de Chuck Schumer.

Quiero un sistema basado en méritos", dijo, en referencia al jefe de la oposición demócrata en el Senado, el senador por Nueva York Chuck Schumer. Trece minutos después repitió el mismo esquema. "Estamos luchando duro por inmigración Basada en Mérito [sic]. Tenemos que ser MUCHO [sic] más duros". Al mediodía dirigió su retórica al sistema legal del país.

"Tenemos que crear castigos que sean más rápidos y más grandes que el castigo que estos animales están recibiendo ahora", dijo, al inicio de una reunión de su gabinete. Trump recurrió a las más puras esencias del populismo frente a las cámaras de televisión, al declarar que los sospechosos de terrorismo "van a juicio durante años y después sabe Dios qué pasa.

Necesitamos justicia rápida y dura, más rápida y más dura que lo que tenemos ahora, porque lo que tenemos ahora es un chiste, da risa". Horas después, el presidente publicó un nuevo tuit en el que aseguraba desear la pena de muerte para autor del atentado.

 

Las palabras de Trump, más propias de una barra de bar que de una reunión de gabinete del líder del mundo libre, avanzan que el presidente va a usar el atentado en un momento en el que, según la consultora Gallup, sólo el 35% de los ciudadanos respaldan su gestión. Y, para ello, vale todo. Porque lo único cierto en las afirmaciones de Trump es que Sayfullo Habibullaevich Saipov llegó a EEUU con el Programa de Lotería de Diversidad, o, como se la conoce popularmente en EEUU, la Lotería de Inmigración. El resto, es mentira. Un ejemplo: ese programa fue creado en tres pasos: 1987, 1989 y 1990, o sea, con los presidentes republicanos Ronald Reagan y George Bush 'padre'.

Valora este artículo
(0 votos)
Visto 63 veces

VIDEOS BOLIVIA PRENSA

Visitantes en linea

Tenemos 96 visitantes y ningun miembro en Línea