En último día de carnaval, ch’allaron negocios, casas y vehículos

El tronar de cuetillos despierto a  Bolivia. Martes de ch’alla último día del carnaval, como lo manda la tradición, con algunas pequeñas diferencias,  la  mayoría de los ciudadanos en el país, adorna la casa, el negocio,  el automóvil, el camión, el  minibús, con serpentina y mixturas multicolores.

 

Además se procedio a rociar con cerveza y echar con pétalos de flores, confites y globos, entre otros objetos.

El ruido estruendoso  de los cuetillos, según las creencias  de cada lugar,  sirve para alejar a los malos espíritus y malas energías.

Recorriendo la ciudad  salta el derroche de alegría, al son de la música, se observan escenas pintorescas, plagadas de  abundante color,  cerveza y comida. Donde los ciudadanos comparten con parientes, amigos y brindan de raro en rato.

 “La ch’alla es una ceremonia en la que se rocían las esquinas de las casas y los terrenos con vino, pétalos de flores, confites,  y cereales, pidiéndole a la madre tierra o Pachamama,  paz, abundancia y prosperidad”,  explica el conocido sociólogo David Mendoza.

 

Los mas creyentes ofrecen la k’oa  que se coloca  encima de un especie de altar de pedazos de leña o maderas. La ofrenda a la Pachamama consta de nueces, caramelos especias cereales, confites, vino y  alcohol, entre otros elementos.  

Valora este artículo
(0 votos)
Visto 164 veces

VIDEOS BOLIVIA PRENSA

Visitantes en linea

Tenemos 38 visitantes y ningun miembro en Línea

12745235