Catorce muertos y cien infectados por COVID-19 en un psiquiátrico de Bolivia

El Servicio Departamental de Salud (Sedes) de Chuquisaca informó este jueves que el panorama en el Instituto Nacional de Psiquiatría Gregorio Pacheco de Sucre es desalentador, porque alrededor de 100 pacientes, además del personal, están infectados con COVID-19.

 

El jefe de la Unidad de Epidemiología del Sedes, Jhonny Camacho, dijo que se resolvió iniciar con la medicación a todos los pacientes contagiados, para evitar más pérdidas de vidas humanas que, a la fecha, suman 14 en esa entidad.

"El panorama no es nada alentador y pudimos contabilizar entre 90 a 100 contagiados entre los internos, además del personal. En este momento se tienen que tomar medidas heroicas, ya no hay más tiempo; si no iniciamos el tratamiento se nos van a morir muchos internos en los siguientes días", advirtió el funcionario.

Pidió al personal de salud del psiquiátrico que se auto aisló, que por favor retornen a sus fuentes laborales para ayudar a controlar la situación.

"Retornen colegas por favor, necesitamos de ustedes para hacer la contención y evitar que esta onda expansiva del virus siga cobrándose vidas de los internos", suplicó.

Informó que, además, se tiene que contratar más personal para lograr que, mínimamente, los pacientes cumplan con las medidas de bioseguridad, ya que, por sí solos, no lo pueden realizar debido a su condición mental.

El director de Epidemiología en Chuquisaca también apuntó que es necesario activar cuanto antes medidas de bioseguridad más rígidas, ya que esta población con discapacidades mentales tiene comportamientos contrarios a las previsiones convencionales, pues "no toleran el barbijo" o cubrebocas o pueden tornarse agresivos.

Las intervenciones de las autoridades departamentales de sanidad han sido varias, pero pese a ello la situación ha empeorado, "porque no se han tomado las precauciones en su momento", manifestó Camacho.

En el psiquiátrico Pacheco, los enfermos mentales están distribuidos en pabellones según el grado de afectación mental que padecen, pero que lo sucedido con el nuevo coronavirus "afecta a todos", ya que la enfermedad "está destrozando" ese centro de salud, apuntó.

Algunas de las medidas que se han coordinado incluyen el refuerzo de la planta médica de psiquiatras y enfermeras, además del pedido de retorno del personal que lleva ya varias semanas en aislamiento, dijo Camacho.

Otra medida que han comenzado a aplicar es la habilitación de espacios de aislamiento, aunque Camacho reconoció que lo importante es "reforzar las medidas de bioseguridad", aunque esto parezca difícil por la situación de los enfermos.

"Se tiene que aplicar tratamiento a todos, a todos los internos, definitivamente", sentenció el funcionario de sanidad.

Bolivia ha reportado 2.808 muertos y 74.534 casos confirmados de la enfermedad desde la aparición de los primeros contagios en marzo pasado.

Este pasado miércoles el país registró 88 decesos, la jornada con más fallecidos hasta el momento.

Explicó que el problema radicó en que la anterior dirección no tomó las medidas de bioseguridad suficientes y que el mismo personal subestimó la letalidad del virus.

Valora este artículo
(0 votos)
Visto 188 veces

Visitantes en linea

Tenemos 100 visitantes y ningun miembro en Línea

14902827