Policía reprime marcha opositora en Caracas

La Policía Nacional Bolivariana ha impedido con gases lacrimógenos y pelotas de goma el desarrollo de una marcha de la oposición hasta la Asamblea Nacional, en el centro de Caracas, organizada para respaldar la destitución de los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia que hace una semana derogaron las funciones del Parlamento.

 

Las autoridades recibieron la colaboración de grupos armados de civiles, conocidos en el castellano venezolano como colectivos, para mantener a raya a los manifestantes que, desde distintos flancos, intentaron llegar hasta el destino. El grupo que se dirigió hacia la autopista Francisco Fajardo, la principal de la capital venezolana, fue atacado a tiros por motorizados, según denunció en su cuentas de Twitter Lilian Tintori, esposa del preso político Leopoldo López. En ese grupo también iban Henrique Capriles Radonski, excandidato presidencial y gobernador del Estado de Miranda, y la exdiputada María Corina Machado. Capriles confirmó el ataque cuando fue entrevistado por la televisora Vivo Play.

El alcalde del municipio capitalino Chacao, Ramón Muchacho, informó de que se han registrado nueve heridos en la manifestación, entre ellos ocho por politraumatismos y uno por herida de bala, además de siete policías heridos. Capriles denunció lo ocurrido en los pocos medios que retransmitieron en directo la actividad. Las televisoras privadas emitieron su programación habitual y la televisora oficial, Venezolana de Televisión, llevaba las incidencias de una concentración chavista convocada a posteriori de la protesta opositora con el claro propósito de boicotear la actividad.

Tintori y Capriles están a salvo, pero una persona, identificada como Bernardo Sánchez, fue ingresada en urgencias en una clínica cercana con un disparo en una de sus pantorrillas. Está fuera de peligro, según el testimonio que le brindó a Vivo Play. La ONG Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (Provea) confirmó también en su cuenta de Twitter que varios civiles armados actuaron contra los manifestantes.

La dirigencia de la oposición no aceptó esta vez que el régimen la mantuviera confinada en los municipios que gobierna. El gobernador Capriles dejó claro a lo largo de recorrido que no estaban dispuestos a consignar un documento con sus demandas, como ocurrió en protestas similares mientras intentaban cumplir con los requisitos para solicitar un referéndum revocatorio del presidente Nicolás Maduro. Machado, mientras tanto, fue captada durante una transmisión en directo en la cuenta Periscope de Tintori cuando llamaba a los venezolanos a desconocer al Gobierno invocando el artículo 350 de la oposición. Hay un convencimiento muy arraigado entre la dirigencia de no perder nuevamente la iniciativa política y de señalarle al Gobierno el camino de salida.

En medio del desorden generado por la represión, las protestas se tornaron violentas. Los manifestantes cerraron la autopista Fajardo, que cruza de Este a Oeste la capital, colocaron barricadas y arrojaron piedras a los piquetes de la Guardia Nacional Bolivariana que bloquearon el paso hacia el centro de Caracas. A mediados de la tarde todo era muy confuso y se dudaba de que se pudiera celebrar la plenaria de la Asamblea Nacional. El secretario del Parlamento, José Ignacio Guédez informó que la sesión sería postergada para el miércoles.

La oposición busca iniciar un proceso que destituya a los magistrados chavistas que desconocieron al Parlamento mediante dos sentencias. No será una decisión expedita. La Constitución venezolana establece que el Parlamento podrá removerlos después de que el Consejo Moral Republicano, integrado por la Fiscal General de la República, el Defensor del Pueblo y el Contralor General, califique su actuación como una falta grave.

 

A pesar de que la fiscal Luisa Ortega Díaz afirmó que los fallos estaban fuera del orden constitucional, el Defensor del Pueblo se ha declarado satisfecho con la supresión de los extractos de la sentencia que despojaban al Parlamento de sus competencias. “En Venezuela no hay ruptura del orden constitucional”, afirmó en una rueda de prensa que ofreció el lunes. El contralor, Manuel Galindo, es una ficha incondicional de Nicolás Maduro. El chavismo tiene la mayoría y puede bloquear ese camino.

Valora este artículo
(0 votos)
Visto 261 veces

VIDEOS BOLIVIA PRENSA

Visitantes en linea

Tenemos 103 visitantes y ningun miembro en Línea

12080847