Muñoz: “Bolivia está quedando aislada tiene cero credibilidad”

El canciller confirma que la memoria por la demanda por el río Silala está lista en las imprentas de Holanda y será presentada el próximo 3 de julio. Sobre la extradición del ex frentista Raúl Escobar, señala que el canciller de México le expresó su voluntad de acelerar el proceso.

 

Heraldo Muñoz: “Bolivia está quedando aislada porque tiene cero credibilidad en la comunidad internacional”

Agitadas semanas ha vivido el canciller Heraldo Muñoz. Hace una semana estuvo en Nueva York en la Cumbre de los Océanos, donde tuvo que enfrentar una intensa agenda, a la que se sumó la misión de contrarrestar el intenso lobby que desplegó el propio Presidente Evo Morales en dicho foro.

Volvió a Chile y el miércoles se embarcaba de nuevo a Miami a una Conferencia sobre Centroamérica, donde aprovechó de reunirse con el canciller de México, Luis Videgaray, para agilizar las gestiones de una eventual extradición del frentista Raúl Escobar, apresado recientemente en ese país.

En momentos también claves para los procesos en La Haya: Chile debe entregar su memoria en la demanda contra La Paz por el río Silala el 3 de julio, y se prepara para entregar la dúplica en la demanda de Bolivia por acceso al mar.

¿Qué posibilidades hay de extraditar al autor del crimen de Jaime Guzmán?

El gobierno de Chile ha efectuado y continuará efectuando todas las gestiones propias de su competencia para agilizar el pedido de extradición, en caso de que la solicitud de extradición formulada por el Ministro Carroza sea aprobada por la Corte Suprema. En la reunión que sostuve con el canciller de México, hace pocos días, este expresó la voluntad política de agilizar el proceso y su compromiso de trabajar juntos para que Raúl Escobar pueda ser juzgado en Chile, de lo cual estamos muy agradecidos.

¿Es factible dar curso entonces a una extradición?

Si la Corte Suprema aprueba la solicitud de extradición, los cancilleres de Chile y México nos hemos comprometido a una extradición acelerada y coordinada.

¿Este caso podría movilizar, por ejemplo, la situación de Galvarino Apablaza en Argentina?

El gobierno seguirá insistiendo en la necesidad que se extradite a Galvarino Apablaza a Chile. El caso está actualmente en conocimiento de las autoridades judiciales argentinas. También la Comisión Interamericana de Derechos Humanos se encuentra analizando esta materia.

Evo Morales y su gobierno endurecieron la semana pasada su ofensiva comunicacional. Primero habló de enclaustramiento en la Cumbre de los Océanos, donde usted participaba, y se presentó una denuncia ante el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) por “supuestas torturas” de los bolivianos detenidos en Chile, entre otras acciones. ¿Lo esperaba?

No sorprende para nada. Desde hace tiempo el gobierno de Bolivia está llevando a distintos foros internacionales variadas acusaciones contra Chile. Todas, sin embargo, tienen un denominador común: son falsas. Bolivia falta a la verdad, manipula información y ofende a las autoridades y al pueblo chileno. Resultado: en ningún foro internacional ha recibido respaldo alguno; Bolivia está quedando aislada.

¿Por qué?

Porque el gobierno boliviano tiene cero credibilidad en la comunidad internacional. Pasó en Ginebra en una reunión de desminado, pasó en Bogotá también, cuando quisieron bloquear que Chile asumiera como presidente del Parlamento Andino. Les fue mal. Pasó el miércoles también en la OEA: lanzaron una extensa diatriba, Chile refutó con fuerza y la sesión se acabó. Ningún país siquiera hizo ademán de pedir la palabra. El gobierno boliviano quedó aislado y al día siguiente debió ir a buscar apoyo con el único otro gobierno desacreditado internacionalmente de la región: el de Nicolás Maduro.

¿Pasa por su peor momento la relación de Chile con Bolivia?

Hay dos caras en la relación entre Bolivia y Chile. Una es la ofensa permanente que el Presidente Evo Morales y su gobierno lanza contra nuestro país, las acusaciones falsas, la propaganda comunicacional, su búsqueda permanente de réditos políticos internos hostilizando a Chile. Pero hay otra cara muy importante, que el Presidente Morales pareciera querer ocultar, lo que yo llamo una integración silenciosa: aumento de las inversiones chilenas en Bolivia, miles de ciudadanos bolivianos viviendo en Chile -cuyo aporte es valorado-, becas del gobierno chileno para cientos de estudiantes bolivianos en nuestro país, cooperación en el área de salud entre hospitales chilenos y bolivianos. Esa es la agenda que queremos potenciar en el siglo XXI. Para eso, sin duda, es necesario un cambio de actitud de parte del gobierno boliviano.

¿No fue caer en el juego del Presidente Morales hacerles una apuesta a los periodistas si es que no dejaba de tuitear contra Chile?

Las consultas que recibo de la prensa sobre mensajes en Twitter sobre Chile de Evo Morales crecen día a día. Raramente respondo. El 99 por ciento de los tuits los ignoro. Lo que Chile nunca hará es empezar a insultar e inventar acusaciones falsas contra Bolivia. Tampoco utilizaremos foros internacionales para llevar polémicas ficticias. Responderemos solo cuando sea indispensable, con serena firmeza.

¿Cuánto impacto tiene esta ofensiva comunicacional en el proceso en La Haya?

El gobierno de Bolivia pareciera querer conseguir con esta guerrilla comunicacional lo que no va a conseguir en La Haya. Pareciera que apuesta a que Chile se rinda y, para evitar este mal clima, ceda soberanía territorial. Eso no va a ocurrir. Ni en la Corte de La Haya -que ya dijo que no existe ningún derecho de Bolivia a un acceso soberano al mar- ni fuera de la Corte. Por lo demás, los efectos de la ofensiva comunicacional los señaló hace pocos días un ex presidente de la República boliviana. Jaime Paz Zamora criticó que el Presidente Morales usara la ONU para plantear su aspiración marítima y advirtió que “a veces la causa es buena, pero si eres inoportuno y pesado resulta que tu causa se vuelve impopular”. Y antes dijo, sabiamente, que la Corte de La Haya no regala ni presta mar porque no tiene mar.

¿Chile dejó de lado la estrategia comunicacional y se enfocará solo en lo jurídico, a propósito de la entrega de la dúplica antes del 21 de septiembre próximo?

Chile considera todas las variables y todos los escenarios de acción. Ningún aspecto es dejado al azar. La dúplica, por cierto, es un documento que se ha trabajado para exponer y desarrollar de manera sólida y convincente los argumentos chilenos ante el tribunal.

¿Cuánto afectará a la posición chilena la renuncia de la jueza ad hoc Louise Arbour estando tan cerca de entregar la dúplica y de la fase oral del juicio?

La jueza Louise Arbour fue llamada a asumir una importante responsabilidad en uno de los temas más sensibles de la agenda internacional, que es el de las migraciones. Nosotros le extendimos nuestras sinceras felicitaciones y agradecimos la colaboración que prestó en la etapa inicial del juicio en La Haya. La posición chilena no se verá afectada en nada ante la Corte. Ahora se inicia una nueva etapa y los jueces ad hoc realmente tienen su mayor carga de trabajo en los alegatos orales. Además, la salida de jueces ad hoc es algo que ha ocurrido en varios casos ante la Corte.

¿Cuán complejo es encontrar una persona con prestigio internacional?

Chile tiene prestigio internacional y el caso chileno es fuerte, por lo que no hay dificultad en encontrar alguien con prestigio internacional.

El próximo 3 de julio, Chile debe entregar su memoria en la demanda por las aguas del río Silala. ¿Cómo va avanzando dicho proceso?

Así es, entregaremos la memoria de Chile en el caso Silala el lunes 3 de julio. Le puedo decir que la memoria y sus anexos están actualmente en la imprenta en Holanda. Participé activamente en las discusiones del documento y me parece que demostrará inequívocamente que se trata de un río internacional, con todas las consecuencias que ello trae.

Lazos con EE.UU.

¿Cómo enfrentará Chile la decisión de Estados Unidos de retirarse del Acuerdo de París?

Hemos manifestado nuestra profunda decepción por la decisión del Presidente Trump. El Acuerdo de París representa un marco de acción en uno de los temas más urgentes y relevantes del mundo, donde todos los países debemos contribuir en proporción a nuestras capacidades y responsabilidades. Esta reacción ha sido ampliamente coincidente con muchos otros gobiernos, lo que ha generado una verdadera cadena de apoyo al Acuerdo de París. Chile habló en nombre de los países de la Alianza del Pacífico para lamentar la decisión de EE.UU. Con todo ello queda absolutamente descartada cualquier posibilidad de renegociarlo. Por el contrario, se reafirma la voluntad colectiva de la comunidad internacional, que incluye además organizaciones internacionales, ciudades, entidades subnacionales y otros actores relevantes, de implementar el Acuerdo.

Chile reafirma su compromiso con el Acuerdo de París y con la importancia de abordar el cambio climático como un problema global. No hay que olvidar que nuestro país es particularmente vulnerable, como lo muestran los desastres naturales recientes, entre ellos los incendios en el centro-sur del país durante el verano, así como las inundaciones en el norte y la extensa sequía que nos ha afectado en los últimos siete años. Por ello, vamos a cumplir con nuestro compromiso voluntario de disminuir las emisiones de carbono e implementar un modelo de desarrollo bajo en emisiones y resiliente.

¿En qué pie están las relaciones con Estados Unidos? Esta semana se confirmó la visita a Chile del vicepresidente Mike Pence…

Durante las últimas tres décadas hemos mantenido relaciones con Estados Unidos de gran profundidad y complejidad, las que se fundan en intereses comunes en una amplia gama de asuntos de la agenda internacional. Con el secretario Tillerson tuve una fructífera reunión en mayo pasado, donde repasamos la relación bilateral, abordamos la situación regional y miramos en forma conjunta algunos temas de interés mutuo, como la Cooperación en Centroamérica y nuestro comercio bilateral. El encuentro sirvió para constatar el excelente nivel de las relaciones bilaterales y que somos un país con el cual Estados Unidos puede trabajar. Volví a encontrarme con Tillerson en Miami, hace unos días, en una conferencia sobre Centroamérica. Justamente allí se anunció que el 16 agosto visitará Chile el Vicepresidente Mike Pence. Eso demuestra el alto nivel que han alcanzado nuestros vínculos. Esto no quiere decir que coincidamos en todos los asuntos, pero eso es parte de la política internacional y esperamos continuar desarrollando las más fluidas relaciones en el futuro.

¿Está contemplada una reunión de la Presidenta Bachelet con Donald Trump antes del 11 de marzo del próximo año?

Hasta el momento las agendas no lo han permitido, pero cabe recordar que hace algunas semanas ambos mandatarios tuvieron una conversación telefónica. En todo caso, ambos presidentes coincidirán en los próximos meses en algunas reuniones internacionales, como la Cumbre de APEC, en Vietnam, donde podría haber ocasión para sostener una reunión, si las circunstancias y el tiempo lo permiten. Y como dije antes, el Vicepresidente Pence visitará Chile en agosto

Valora este artículo
(0 votos)
Visto 177 veces

VIDEOS BOLIVIA PRENSA

Visitantes en linea

Tenemos 65 visitantes y ningun miembro en Línea