Crece la batalla campal en Nicaragua

La agitación social se mantuvo por cuarto día, pese a que el presidente, Daniel Ortega, anunció que buscaría una alternativa a la reforma de la seguridad social, que desencadenó las protestas más fuertes de los últimos 11 años de gobierno

 

Casi 40 años después de la caída del dictador Anastasio Somoza, las barricadas volvieron a Nicaragua.

Miles de personas incendiaron edificios y se enfrentaron a la policía, en la primera gran protesta que encara el presidente Daniel Ortega en sus 11 años de gobierno.

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, abrió ayer un diálogo para reformar los aumentos decretados al sistema de pensiones que continuaban provocando violentas protestas, con un saldo de 10 muertos, heridos, destrucción y saqueos.

Tal fue la violencia que el país amaneció ayer con militares desplegados en la capital, Managua, y en la ciudad de Estelí, 149 kilómetros al norte de Managua, donde custodian instituciones públicas.

En Managua fueron dañados el Ministerio de Juventud, el edificio del Seguro Social, la Universidad de Ingeniería y la oficialista Radio Ya.

En las ciudades de León y Masaya hubo quema de vehículos particulares, saqueo y destrucción de edificios públicos, denunció el gobierno.

La violencia estalló por un paquete de reformas al seguro social que propuso el Ejecutivo y que supone elevar las cotizaciones en 22.5 por ciento y aplicar una deducción de 5% a las pensiones que reciben los pensionados.

El gobierno está totalmente de acuerdo con retomar el diálogo para la paz, para la estabilidad laboral, para que nuestro país no esté en medio del terror”, afirmó Ortega a la radio y televisión estatales.

El mandatario no dio fecha para iniciar el diálogo, propuesto para el viernes por el gremio empresarial, pero dijo que sus representantes están listos para “discutir ese decreto” que entró en vigor el miércoles y hacer ajustes o redactar uno nuevo si es necesario.

También denunció, sin precisar nombres, que las protestas son alentadas por grupos políticos críticos de su gobierno y que reciben financiamiento de sectores extremistas de Estados Unidos.

Lo hacen para sembrar el terror, la inseguridad y destruir la imagen de Nicaragua, tras 11 años de paz”, fustigó.

Por su parte, el gremio empresarial advirtió que “no puede haber un diálogo” con el gobierno si no cesa de inmediato la represión policial.

Tras el discurso del mandatario, cientos de jóvenes nuevamente chocaron de manera violenta con policías antimotines en la capital. Éstos levantaron barricadas sobre las calles y lanzaron piedras a los policías que los reprimían con gases lacrimógenos.

No se había visto esto desde hace años en Nicaragua”, comentó el exembajador de Nicaragua ante la OEA, Carlos Tünnermann.

A juicio de Tünnermann, que las protestas se hayan dado en casi todas las ciudades del país, significa que “hay un malestar general por la forma en la que se ha conducido el país”.

La Conferencia Episcopal de Nicaragua pidió ayer al gobierno de Daniel Ortega derogar las controvertidas reformas a la seguridad social.

Exhortamos a las autoridades del país a escuchar el grito de los jóvenes nicaragüenses y la voz de otros sectores que se han pronunciado al respecto de las reformas al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) y derogar las reformas”, instó el Episcopado nicaragüense en un comunicado.

 

Una decisión unilateral siempre trae consigo la inestabilidad social”, advirtió el clero.    

Valora este artículo
(0 votos)
Visto 102 veces

VIDEOS BOLIVIA PRENSA

Visitantes en linea

Tenemos 70 visitantes y ningun miembro en Línea

12827691