En Cochabamba se registran actos bochornosos, donde se escucho “Bolivia dijo No”

La solemne sesión de honor en Homenaje al departamento de Cochabamba se deslució por actos bochornosos y peleas que se registraron entre autoridades, cuando García Linera recibía la distinción se oyeron gritos de “¡Bolivia dijo no!”.

 

Un enfrentamiento entre los asambleístas defensores del referendo del 21 de febrero de 2016 y del Movimiento Al Socialismo (MAS) empañó la noche de este jueves la Sesión de Honor de la Asamblea Legislativa Departamental de Cochabamba.

El tradicional acto, que se realizó en conmemoración a los 208 años del grito libertario de Cochabamba, se convirtió en un campo de disputa entre gritos de “Bolivia dijo No” y expresiones de apoyo al partido en función de Gobierno.

Peleas entre asambleístas oficialistas y opositores; además de gritos de "Bolivia dijo No" marcaron esta noche la sesión de honor de la Asamblea Departamental por el 208 aniversario de Cochabamba.

Minutos antes la asambleísta de Unidad Nacional (UN) Claudia Bravo, quien gritaba "Bolivia dijo No", fue sacada del auditorio.

"No le faltan el respeto a Álvaro García Linera, le faltan el respeto a Cochabamba y eso es realmente vergonzoso", dijo la autoridad, mientras recibía los vítores de sus seguidores.

Sacan a la asambleísta de UN Claudia Bravo, quien gritaba "Bolivia dijo No" durante el discurso del vicepresidente Álvaro García Linera, en la sesión de honor de la Asamblea Departamental.

Participaron del evento, el gobernador Iván Canelas y otras autoridades departamentales y municipales. No estuvo presente el jefe de Estado Evo Morales, a pesar de que la autoridad entregó varias obras durante esta jornada.

En las calles adyacentes a la sesión, se observó un gran despliegue policial. También en las puertas de El Portal se registraban protestas de ciudadanos que gritaban, "Bolivia dijo No".

Un grupo de autoridades del Movimiento Al Socialismo (MAS) desalojaron a asambleístas de oposición con golpes y empujones.

Varias autoridades masistas se levantaron de sus sillas y comenzaron las agresiones. Sacaron a empujones a la asambleísta de Unidos por Cochabamba (UNICO) Lizeth Beramendi y a otra autoridad de La Paz. Por detrás salieron otros opositores. Llegaron a los golpes, mientras el moderador continuaba hablando de “la atención gratuita de salud”.

Luego del desalojo, comenzó a hablar el Vicepresidente. Afuera, había otros activistas con banderas del 21F.

El escándalo se registró con mayor énfasis después de que el vicepresidente Álvaro García Linera recibió una distinción y también cuando esta autoridad empezó su discurso.

La bochornosa sesión no terminó sólo en eufóricas expresiones verbales, sino también en agresiones físicas en las que se vieron involucradas asambleístas departamentales.

Incluso la asambleísta departamental de Unidad Nacional, Claudia Bravo, fue desalojada del salón de la sesión por arengar “Bolivia dijo No”, cuando el Vicepresidente daba su discurso.

“No le faltan el respeto a Álvaro García Linera, le faltan el respeto a Cochabamba y eso es realmente vergonzoso”, dijo la autoridad, mientras recibía los vítores de sus seguidores y un grupo de seguridad sacaba a Bravo del recinto.

En la ceremonia, que contó con la participación de autoridades nacionales y departamentales, no estuvo presente el presidente Evo Morales.

El gobernador Iván Canelas y García Linera destacaron las inversiones millonarias que el Gobierno destinó para el departamento de Cochabamba en el objetivo de contribuir en su desarrollo.

 

Las manifestaciones del 21F surgieron hace varios meses en todo el país porque el oficialismo decidió volver a postular a Morales a la presidencia sin respetar el voto de la mayoría de los bolivianos expresado en el referendo de 2016.

Valora este artículo
(0 votos)
Visto 328 veces

VIDEOS BOLIVIA PRENSA

12983319