Quillacollo propugna más salud y vida en el 115 aniversario de su creación

Quillacollo celebrará este sábado 12 de septiembre un aniversario cívico muy diferente en medio de la letal enfermedad del coronavirus que transformó la vida en todo el planeta. Sin embargo, sus autoridades municipales, tras experiencias duras y amargas, están dispuestas a revertir sus efectos negativos con más programas de salud para garantizar mejores condiciones de vida.

 

“Por más salud y vida”, reza el eslogan por el 115 aniversario de la creación de la provincia de Quillacollo, que resume la firmeza de sus autoridades de priorizar la salud y vida de los estantes y habitantes de esta gran urbe que forma parte de la región metropolitana.

El alcalde Héctor Montaño, en su salutación por este magno día, rinde su homenaje a la memoria de los gestores de la autonomía de Quillacollo, los ilustres ciudadanos Constantino Morales y Francisco Anaya, además de otros héroes y mártires anónimos que ofrendaron su tiempo y vida por el progreso de los municipios del Valle Bajo, en especial de Quillacollo.

La creación de la provincia de Quillacollo, hecho histórico que se concretó el 14 de septiembre de 1905 durante el gobierno de Ismael Montes, no detuvo su marcha hacia el sagrado ideal de gestar una tierra próspera, moderna y fuerte.

“En este nuevo aniversario que coincide con una de las pandemias más letales en la historia de la humanidad,  rindo mi ferviente homenaje de gratitud y respeto a la memoria de los creadores de esta amada tierra; los ilustres ciudadanos Constantino Morales Arze, Francisco Anaya Escobar y otros protagonistas de la historia local, que a lo largo de más de un siglo lucharon por hacer de esta tierra la mejor de Cochabamba y Bolivia, además de referente espiritual en el mundo por la presencia de la milagrosa Virgen de Urkupiña”, dijo.

Según coinciden historiadores, investigadores y escritores locales, Quillacollo, la hermosa “colina de la luna”, actualmente, ocupa un sitial de privilegio en el contexto departamental y nacional, gracias al esfuerzo de hombres y mujeres de la ciudad y el campo. Y gracias, también, a la multitudinaria fiesta en devoción de la Mamita de Urkupiña, que proyecta al universo globalizado.

TIERRA BENDITA POR DIOS

“Como idealizaron nuestros mayores, esta tierra bendita por Dios, enfrenta  profundos retos y transformaciones urbanas, sociales, culturales y espirituales, que benefician a todos sus habitantes. Desde hace décadas, Quillacollo ya no es la misma, pues cambió radicalmente su imagen urbana, los servicios esenciales y las condiciones de vida de nuestra gente. Quillacollo vibra con fuerza y pujanza por mejores días, que es lo que pretendemos consolidar hasta el final de nuestro mandato”, agregó.

Sin embargo, sostuvo que era bueno admitir que Quillacollo también enfrenta dificultades debido a la inestabilidad política y social, pero auguró que estas debilidades se conviertan en fortalezas para seguir la senda del progreso y bienestar. Y en eso estamos. En sentar las bases para una ciudad diferente, con menos odio, rencillas y diferencias; por el contrario con más unidad, fraternidad y tolerancia entre todos porque somos la capital de la fe y la esperanza, agregó.

“En esta histórica fecha,  ratifico con la mayor sencillez y decisión, el mandato popular de favorecer a todos los distritos y enfrentar con fuerza la emergencia sanitaria del coronavirus para garantizar salud y vida. Asimismo, reafirmo mi compromiso de gobernar para todos los quillacolleños  sin distinciones ni privilegios”, finalizó.

BREVES DATOS HISTÓRICOS

Según datos históricos, en el extenso territorio de Quillacollo se registraron alrededor de 20 batallas por la independencia de Bolivia, y se desarrollaron los hechos más heroicos y sublimes de amor a este terruño.

Una vez proclamada la Independencia  de Bolivia, Quillacollo y muchos de sus hijos ocuparon lugares de privilegio, porque en esta “tierra bendita por Dios” nacieron ilustres personajes y reconocidos intelectuales que aportaron y aportan al país.

Quillacollo, hasta los albores del siglo XX fue un pueblo pujante y con mucha influencia, constituyéndose en la capital natural de la provincia de Tapacarí, tanto en lo político como administrativo.

En 1900, el pueblo de Quillacollo contaba con alrededor de 4 mil habitantes y un crecimiento urbano envidiable, con edificios de estilo colonial tardío en su casco viejo y una actividad agrícola dinámica e insuperable, además de ocupar avances significativos en la instrucción de su población.

Gracias a la visionaria acción del diputado por la provincia Tapacarí, Isidoro Caballero, y en mérito a todos los antecedentes históricos, económicos y urbanos, Quillacollo fue elevada a Rango de Ciudad, el 14 de noviembre de 1900, mediante ley promulgada por el Presidente José Manuel Pando de tendencia liberal.

Estos antecedentes, posteriormente sirvieron para la creación de la provincia de Quillacollo por Ley del 14 de septiembre de 1905, promulgada por el Presidente Ismael Montes; y a partir de este hito  el “pueblo altivo y glorioso, flor del valle de eterno esplendor” no cesó en su avance hacia su progreso y desarrollo.

Valora este artículo
(0 votos)
Visto 242 veces

VIDEOS QUILLACOLLO

SECCIÓN DE VIDEOS

FACEBOOK QUILLACOLLO

15153755