Curiosidades sobre La Última Cena de Jesus, pintura de Leonardo da Vinci

El pintor y científico italiano Leonardo da Vinci creó La Última Cena en el siglo XV. Este mural representa el episodio bíblico en el que Jesús está sentado en torno a una mesa con sus doce apóstoles compartiendo pan y vino antes de ser traicionado y, seguidamente, crucificado.

 

Con unas dimensiones de 460×880 cm, la obra se halla en la iglesia de Santa Maria delle Grazie, en Milán. Estos datos los conoce la mayoría de la gente, pero a continuación te contamos 9 curiosidades que muchos desconocen.

 La obra recrea el momento exacto en el que Jesús cuenta a sus discípulos que va a ser traicionado. De ahí la cara de admiración y sorpresa de muchos de ellos.

¿Es el apóstol San Juan quien se encuentra a la derecha de Jesús o una mujer? Pese a que, teóricamente, son los 12 apóstoles quienes se encuentran junto a Jesús, lo cierto es que quien está a su derecha tiene apariencia de mujer. En efecto, muchos historiadores sostienen que, en realidad, se trata de María Magdalena y no del apóstol Juan.

La Última Cena se está descomponiendo y, de hecho, hay quienes aseguran que se está cayendo a pedazos. La razón es que, para su creación, da Vinci utilizó una técnica distinta a la que se usaba hasta la fecha a base de óleo sobre yeso seco para conseguir una mayor variedad de colores. Sin embargo, esto ha hecho que se esté deteriorando con gran celeridad.

Bajo esta pintura mural se construyó una puerta, lo que dio como resultado que los pies de Jesús desaparecieran de la escena. Esto sucedió allá por el año 1650.

Según algunas fuentes, el propio Leonardo da Vinci incluyó su auto-retrato en el mural. Hay quienes sostienen, en este sentido, que la figura que encarna al apóstol Judas Tadeo recuerda mucho al artista, a juzgar por sus rasgos.

No cabe duda de que Judas Iscariote es uno de los personajes centrales de la obra. Por ello, el artista florentino no cesó hasta encontrar al modelo idóneo para retratarlo. Es más, se dice que visitó varias cárceles y, finalmente, se inspiró en un auténtico criminal para pintarlo.

El autor tardó aproximadamente cuatro años en completar La Última Cena, concretamente, del año 1494 a 1498.

Durante la II Guerra Mundial, la basílica de Santa Maria delle Grazie fue bombardeada, siendo derribada más del 60% de su estructura. Pese a que la pared donde está localizada la pintura mural fue una de las pocas que se mantuvieron en pie, la obra sufrió importantes daños. Afortunadamente, unas bolsas de arena evitaron que aquellos fueran mayores.

 

De acuerdo a algunos estudios, el paisaje que se deja entrever por los ventanales simbolizaría el Paraíso, aunque hay otros que afirman que se trataría del Lago Como.

Valora este artículo
(0 votos)
Visto 134 veces

VIDEOS BOLIVIA PRENSA

Visitantes en linea

Tenemos 51 visitantes y ningun miembro en Línea

12969053