Artículos

Rafael Correa ganó las elecciones en Ecuador

Con una amplia ventaja, Rafael Correa se alzó en el triunfo en una sola vuelta, en las elecciones presidenciales del domingo en Ecuador.

 

 

Ecuavisa informó que el actual presidente obtuvo el 58.8 por ciento, contra el 20 por ciento de Lasso, su más cercano competidor. Medios manejan distintas cifras, aunque igualmente dejan clara la victoria del actual mandatario.

 

Correa recibió el 61 por ciento del voto, frente al 21% del exbanquero Guillermo Lasso, según un estudio de Opinión Pública, mientras que ganó el 61.5 % y Lasso un 20 por ciento, de acuerdo con el estudio de la empresa Cedatos.

 

La encuestadora Cedatos, autorizada por el Consejo Nacional Electoral para trabajar, arrojó una victoria aplastante para Rafael Correa.  El estudio a boca de urna estableció que Correa logró el 61,5% de los votos frente a 20,9% de Lasso. El mandatario ya festeja desde el salón de Banquetes del palacio presidencial.

 

Para conocer los resultados oficiales habrá que esperar hasta que se conozca una tendencia definitiva, prevista para las 21, hora local.

 

Otro sondeo, de la firma privada Opinión Pública también señaló que el mandatario obtvuo 61% de los sufragios, contra 21% del banquero Guillermo Lasso.

 

El canciller Ricardo Patino, en declaraciones con telesur, confirmó el triunfo "contundente, de tres a uno". El correista elogió el trabajo dle presidente. "No hay ninguna duda, los ecuatorianos quieren seguir con la revolución ciudadana". Según afirmó, falta "consolidar la economía, democratizar el acceso a la tierra y emjorar en seguridad".

 

Correa, un economista con astucia política y un agresivo discurso antiestadounidense, ha construido un sólido apoyo por el aumento del gasto estatal en salud y educación en beneficio de los pobres en las periferias urbanas y zonas rurales.

 

Sus enfrentamientos con inversores de Wall Street y las empresas petroleras lo han ayudado a construir una imagen de un aguerrido populista que lucha contra las élites en nombre de los pobres.

 

Para sus detractores, sin embargo, es un político autoritario e impulsivo que no tolera las opiniones diferentes y persigue a sus adversarios, mientras ataca tanto a la libertad de expresión como a la libre empresa.

 

Padre de tres hijos, ganó la presidencia a fines de 2006 con la promesa de aliviar la pobreza aumentando la participación del Estado en la industria del petróleo y el gasto del Gobierno en bienestar social.

 

Desde entonces, duplicó los fondos para educación, acercó a comunidades olvidadas a las grandes ciudades con modernas vías y amplió el acceso a la asistencia sanitaria mediante la construcción de 20 nuevos hospitales y la renovación de cerca de 500 clínicas.

 

Correa ha reformado las instituciones estatales mediante una nueva Constitución, aprobada en 2008, con la que amplió el alcance de su poder, que lo ayudó a poner aliados en entidades clave y ahora le permitiría ser presidente por dos mandatos consecutivos.

 

También pasó por encima de una Asamblea hostil llamando a un referendo en 2011 sobre reformas para las que probablemente no hubiera podido tener el apoyo del Legislativo. Críticos dicen que algunas de esas reformas le han permitido aumentar su poder sobre el sistema judicial.

 

Al mismo tiempo, amplió el uso de los medios estatales para pulir su imagen, comenzó a llamar a los periodistas "corruptos" y "sicarios de tinta" y demandó por difamación a dos diarios críticos.

 

Líderes empresariales dicen que la expansión del control estatal sobre la economía y la creación de impuestos han debilitado el sector privado, mientras advierten sobre la necesidad de atraer a la inversión extranjera para sostener el crecimiento del país petrolero y dolarizado.

 

Los partidarios y rivales se quejan por igual de que su temperamento fuerte y su actitud hostil lo han llevado a peleas innecesarias y a poner en práctica políticas basadas en la confrontación.

Contador de Visitas

7776582