Domingo, 25 Febrero 2024
0
Compartidos

Presidenta del Peru pudo ser asesinada en Ayacucho

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La mandataria bajó del estrado oficial y empezó a caminar entre el gentío, repartiendo saludos y dulces. Instantes que dos mujeres llegaron a ella, ante la poca y negligente seguridad policial. Una de ellas, Ruth Bárcena, se enfrentó a la mandataria, increpándole por la muerte de su esposo, Leonardo Hancco, quien falleció en la toma del aeropuerto de Ayacucho, a fines de 2022, con motivo de las protestas contra Dina Boluarte, tras el fallido autogolpe de Estado de Pedro Castillo  ocurrido el 7 de diciembre de ese año.

Esos instantes fue aprovechado por otra mujer, quien se acercó por detrás de la mandataria y la zarandeó de los cabellos. Ante la impotencia de los policías y mirada atónita del público. Posteriormente ambas mujeres fueron arrestadas por la PNP, pero la presidenta ordenó que sean liberadas.
Especialistas en seguridad comentaron que la presidenta pudo haber sido asesinada, por lo fácil de llegar a ella. Ambas mujeres, cruzaron debajo de un camión que sirvió de plataforma para el estrado oficial.

También fue un hecho negligente de Dina Boluarte en ir a Ayacucho, donde la mayoría de la población la rechaza y donde existen rezagos de militantes de Sendero Luminoso, que se pudo evidenciar durante las protestas. Varios de ellos, esa fecha, fue capturados con propaganda subversiva.
Nuestro país ha sido testigo a lo largo de su historia de la trágica muerte de varios presidentes. Como por ejemplo se recuerda el asesinato de Luis M. Sánchez Cerro (1933), a manos de un aprista; Manuel Pardo y Lavalle (1878) cuando ya dejó el cargo; José Balta (1872) y Agustín Gamarra  (1841), murió en batalla.

A Sánchez Cerro lo asesinó Abelardo Mendoza de varios disparos (se dijo que tenía filiación aprista), cuando pasaba revista a las tropas en el hipódromo de Santa Beatriz (hoy Campo de Marte).  A Pardo y Lavalle lo acribillaron en la puerta del Congreso de la República; el sargento Melchor Montoya le disparó. Muriendo a las pocas horas.

José Balta fue asesinado por Tomás Gutiérrez, luego de que con sus hermanos se sublevó, tomaron el poder y apresaron al presidente Balta.
En el caso de Agustín Gamarra, murió en la batalla de Ingavi, durante la guerra con Bolivia.

Volviendo al tema de la presidenta Boluarte, ha sido infeliz la custodia policial; nunca antes se vio un mandatario tan desprotegido. A Pedro Castillo lo custodiaban más de 50 policías y era casi imposible acercarse a él. Igual era con Humala y Vizcarra.

0
Compartidos
Implementado por Marcelo Colpari – BOLIVIA PRENSA