Domingo, 14 Abril 2024
0
Compartidos

Estalla la guerra entre Rusia y Ucrania: los bombardeos dejan decenas de muertos y el ejército ruso avanza hacia Kiev

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La guerra que Ucrania tanto temía y parte del mundo no quiso creer ha empezado. El presidente ruso, Vladimir Putin, ordenó a sus tropas llevar a cabo una operación militar especial en la región de Donbás. En un polémico discurso televisado, Putin aseguró que la ocupación pretendía "desnazificar" Ucrania y "proteger a las personas de los abusos y del genocidio que son objeto por parte del Gobierno ucraniano desde hace ocho años".

Putin apeló a los militares de Ucrania: "Juraron ante el pueblo ucraniano, no sigan las órdenes de la junta, los insto a que depongan las armas y se vayan a casa". Desde la madrugada empezaron a escucharse disparos cerca del principal aeropuerto de Borispol, en Kiev y las fuerzas terrestres han empezado el avance sobre Ucrania. El ejército ruso se dirige hacia la capital ucraniana, mientras la población intenta huir por las carreteras y el espacio aéreo ha sido cerrado.

El ejército ha atacado, por ahora, nueve regiones y, en los primeros momentos, ha tratado de neutralizar infraestructuras militares y aeropuertos. Las tropas rusas también avanzan en territorio ucraniano desde Bielorrusia y Crimea. Han cruzado ya varios puntos fronterizos en la región de Kiev, a más de 50 kilómetros de Bielorrusia. La ofensiva "durará el tiempo que sea necesario", en función de sus "resultados", advirtió el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

El ejército ruso asegura haber destruido 74 instalaciones militares, incluidos 11 aeródromos, ha anunciado en televisión el portavoz de las fuerzas en Ucrania del Ministerio de Defensa ruso, el general Igor Konashenkov.

Ucrania ha informado que ya hay combates cerca del depósito de residuos nucleares de la central de Chernóbil, donde las fuerzas rusas llegaron tras haber entrado por la frontera con Bielorrusia. "Las fuerzas rusas están tratando de tomar Chernóbil. Nuestros soldados están sacrificando sus vidas", ha señalado el presidente ucraniano. Una nueva "cortina de hierro" separa a Rusia del mundo civilizado, ha dicho Zelenski.

El Este del país ha sido el primer objetivo de la invasión. En Chuguev, a 30 kilómetros de Járkov, los bombardeos rusos resonaron toda la noche. Un hombre llora a su padre, muerto por el lanzamiento de un misil, mientras dos inmuebles de cinco pisos quedaron completamente destruidos. El humo negro era visible desde lejos.

La amenaza no llega solo del cielo. El ejército ucraniano ha tomado las principales carreteras del Este. Varias explosiones sacudieron Mariupol, a orillas del Mar Negro, la principal ciudad portuaria al este del país.

En la capital ucraniana se suceden las explosiones, también en Jarkov, a 40 kilómetros de la frontera con Rusia, la segunda ciudad más importante del país. Las sirenas de alerta de ataque aéreo suenan en Kiev y en Odesa. "Pedimos a todos acudir urgentemente a los refugios de protección civil", dice el mensaje del Ayuntamiento.

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, ha impuesto la ley marcial y decretado la movilización general de todas las personas en edad de servir en el Ejército. El mandatario destacó que el Ejército ucraniano está enzarzado en "duros combates" en todo el país, desde el Donbás "al norte y el sur". "El enemigo ha sufrido graves pérdidas y sufrirá aún más. Han venido a nuestra tierra", dijo.

Superadas en número y potencia por sus rivales rusos, las fuerzas armadas ucranianas apenas alcanzan el número de soldados que Rusia ha ido desplegando en sus fronteras las últimas semanas. Kiev cuenta con unos 196.000 efectivos y 900.000 reservistas. Del lado ruso, los datos son apabullantes: 900.000 soldados, dos millones de reservistas y más de medio millón en otras fuerzas, según el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS). La diferencia de potencia es igual de abismal. Frente a los casi 16.000 blindados de Moscú, Ucrania cuenta con 3.300.

La guerra avanza y ya se ha cobrado sus primeras víctimas. Kiev ha anunciado que más de 40 soldados y una decena de civiles ucranianos han muerto. Además, 18 personas fallecieron en un bombardeo contra una base militar cerca del puerto de Odesa y un avión militar se ha estrellado cerca de la capital, con 14 personas a bordo.

En la calle, la gente corre con maletas mientras otros hacen colas en los cajeros o en las gasolineras. En las carreteras se forman larguísimos atascos de gente que quiere escapar ante el avance ruso. "La gente quiere irse al oeste, a ciudades donde no hay aeropuertos e instalaciones militares", dijo Olga, una funcionaria pública, en declaraciones a Efe.

Las autoridades informan también de que muchos ciudadanos se han acercado hasta el metro, para refugiarse ante un ataque aéreo. A la frontera con Moldavia han llegado hasta 2.000 refugiados ucranianos según informó la ministra de Interior de ese país, Anda Revenko.

Mientras la comunidad internacional condena la invasión y pide que termine en nombre de la "humanidad", los líderes de la OTAN esperarán a mañana para reunirse por videoconferencia para discutir las acciones a tomar tras la invasión de Ucrania.

Con el paso de las horas, los tanques se adueñan del paisaje en unas ciudades que, hasta hace algunas horas, permanecían en una calma tensa. Las autoridades ucranianas han cortado las relaciones diplomáticas con Rusia (ya frágiles desde la anexión de Crimea), han cerrado el espacio aéreo a la aviación civil y llamado a las armas a los voluntarios de las Unidades de Defensa Territorial. "Cualquiera que esté listo y sea capaz de sostener un arma puede unirse a las Unidades de Defensa Territorial en su región", anunció esta formación militar en su página de Facebook, al dar un listado de las direcciones de todos los centros de reclutamiento del país.

0
Compartidos
Implementado por Marcelo Colpari – BOLIVIA PRENSA