Miércoles, 24 Julio 2024
0
Compartidos

Encarcelan al hombre que prostituía a su hija de 11 años por Bs 200 en redes sociales

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Un hombre de 37 años publicó fotografías de su hija de 11 años en las redes sociales ofreciendo servicios sexuales por 200 bolivianos y violó a la menor de edad en varias oportunidades. Ocurrió en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra.

La Fiscalía imputó al padre, identificado como Rafael R.P., por los delitos de proxenetismo agravado, violación y pornografía y el Juzgado 13º de instrucción Cautelar de Santa Cruz determinó su detención preventiva en la cárcel de Palmasola.

El hombre fue aprehendido la pasada semana en flagrancia, cuando intentaba que su hija realice servicios sexuales por el monto de 200 bolivianos.

“El Ministerio Público inició la investigación de oficio y se colectaron diferentes elementos como el informe de redes sociales emitido por policías de Cibercrimen, donde se puede observar que la víctima era ofrecida para servicios sexuales, el examen  psicológico de niña, declaraciones de testigos, entre otros que cursan en el cuaderno de investigación del sistema informático Justicia Libre”, dijo el fiscal departamental de Santa Cruz, Roger Mariaca, citado en una nota institucional.

El hecho se conoció el 16 de noviembre de 2023 por parte de policías de la Unidad de Cibercrimen, quienes pusieron en conocimiento a la Fiscalía sobre las imágenes que circulaban en redes sociales sobe una niña que era ofrecida para servicios sexuales, detalló el fiscal especializado en Delitos de Trata y Tráfico de Personas, Daniel Lobo.

Ante los indicios, el Ministerio Público y la Policía rescataron a la niña y aprehendió al padre de la menor de edad. De acuerdo con la declaración de la víctima, su padre no solo la obligaba a sostener relaciones sexuales con extraños, a cambio de 200 bolivianos, sino que también su progenitor la habría violado en diferentes oportunidades.

0
Compartidos
Implementado por Marcelo Colpari – BOLIVIA PRENSA