Jueves, 29 Septiembre 2022
0
Compartidos

ANALISIS: Muchos jóvenes, ven que el narcotráfico, es una oportunidad para generar riqueza

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La penetración del narcotráfico en la sociedad boliviana alcanza niveles tan elevados que la información que circula en medios de comunicación y redes sociales sobre esta actividad afecta a muchos jóvenes, que empiezan a ver en este ilícito negocios una oportunidad de generar riqueza, fama y poder, según explicaron algunos investigadores.

En los últimos años se han “normalizado” las noticias relacionadas a presuntos ajustes de cuentas, en los cuales se vincula a personas entre los 17 y 40 años en este ilícito, y esto, según los analistas, es una de las señales de que el Gobierno ha perdido la capacidad de luchar contra el narcotráfico.

Además, se han hecho virales, en diferentes redes sociales, videos en los cuales se ven algunos menores de edad elaborando pasta base de cocaína y mostrando sus cuantiosas ganancias y privilegios que les da ser parte de esta actividad, como los narcotiktokeros, por ejemplo.

También están los casos que involucran a funcionarios policiales de alto rango en el tráfico de narcóticos o que brindan protección a quienes se dedican a estas actividades.

El investigador y exdirector del extinto Centro Latinoamericano de Investigación Científica (Celin) Franklin Alcázar señaló que en el país poco a poco se está viendo al narcotráfico como una actividad normal “y eso debería alarmarnos como sociedad”.

“En el país, el narcotráfico está de tal manera impregnado en nuestra sociedad, al punto que las autoridades e instituciones que están llamadas a velar por la formación de nuestros niños y jóvenes ahora parecen parte de lo que quiere el narcotráfico en nuestro país”, dijo Alcázar.

Asimismo, remarcó que muchos “ven al narcotráfico como una actividad normal, rentable, que significa parte del progreso, avance, enriquecimiento y una actividad que tiene que seguirse.

“La gente está dejando de ver al narcotráfico como una actividad ilícita; están viéndola como una actividad que tiene que ser parte de la vida de la sociedad, y eso obviamente está mal, muy mal”, advirtió.

Un ejemplo que citó Alcázar, que además se viralizó en redes sociales esta semana, es la entrevista de la activista María Galindo con una adolescente de 12 años en la cual la misma señala que quiere “narco”.

En tanto, para el sociólogo e investigador de la UMSS Fernando Salazar, las consecuencias de la penetración del narcotráfico en la sociedad están siendo cada vez más sangrientas.

“El Estado está avasallado desde narcotraficantes tipo tiktokeros (en el trópico de Cochabamba) hasta estos casos como el de Porongo, donde el narcotraficante de un cártel muestra toda su potencia económica e incluso muestra su capacidad de actuar contra el propio Estado, es decir mandar a asesinar a tres policías a sangre fría. Hay una dura realidad que no se puede tapar, la cocaína que se produce está llegando a colegios y universidades”, dijo Salazar.

Añadió: “La droga en Bolivia está matando mentes, destruyendo familias e individuos, y a nadie le importa. Además de la cocaína, la producción y el consumo de marihuana también están descontrolados. Se produce marihuana en todo el país, está a la mano en mercados, discotecas, escuelas y colegios”.

Por otro lado, el investigador y miembro del Conade, Manuel Morales, señaló que el efecto directo del narcotráfico se muestra en la economía, “las personas que se involucran en el narcotráfico obtienen dinero fácil”.

Además, genera desincentivo en algunos jóvenes que ya no quieren estudiar porque pueden generar mejores ingresos con esta actividad de forma directa o indirecta con el traslado de precursores o siendo infórmate de los grupos que se dedican a procesar la coca.

Morales es autor de dos libros relacionados al narcotráfico: Coca más cocaína y Narcovínculos. Además, en un mes tiene previsto presentar un tercer ejemplar respecto a esta temática.

0
Compartidos

NOTICIAS POPULARES

Implementado por Marcelo Colpari – BOLIVIA PRENSA