Sábado, 20 Julio 2024
0
Compartidos

El Gobierno atribuye el incremento de precios de algunos productos al contrabando

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El incremento de algunos productos de canasta familiar que se comercializan en los mercados del país  se debe en parte a la sequía pero mayormente por el contrabando, afirmó este viernes el ministro de Desarrollo Rural y Tierras, Remmy Gonzales.

Según la autoridad, la incidencia de los efectos de la sequía en la actualidad alcanzó a 27.808 familias, una cifra menor a comparación a lo que se tuvo en el mismo periodo del pasado año con 145.000 familias afectadas.

El tomate, zanahoria, limón y la cebolla son algunos productos que salen de contrabando por vías ilegales al Perú, vía Desaguadero, principalmente, por la alta demanda que existe en el país vecino ante el desabastecimiento, explicó.

La arroba de cebolla en Bolivia cuesta Bs 43, pero en Perú está en Bs 115, en tanto que el kilo de limón  está a Bs 7,49, mientras que en Perú cuesta a Bs 20,54, detalló.

“Lamentablemente, hay gente que inescrupulosa que aprovecha esta situación de mejores precios en otros países y se están sacando estos alimentos que, como les digo, ha tenido algún precio elevado”,  cuestionó Gonzales en conferencia de prensa.      

Con relación a la producción afectada por la sequía, informó que el pasado año fueron 120.000 hectáreas, mientras que en la actualidad hay 5.958 hectáreas afectadas. En tanto que en 2022 hubo más de 50.000 cabezas de ganado afectadas y en la actualidad hay 48.000.

“Los contrabandistas, pues, no miran a la población, no miran de regular el precio en favor de su población, miran primeramente su bolsillo e inescrupulosamente se llevan a otros países”, insistió.

Pese a esa situación, aseguró que el abastecimiento de alimentos se encuentra garantizado y que el Gobierno invirtió más de $us 1.000 millones para combatir ese tipo de situaciones en el sector productivo de alimentos.

0
Compartidos
Implementado por Marcelo Colpari – BOLIVIA PRENSA