Domingo, 04 Diciembre 2022
0
Compartidos

DIVISION EN EL MAS: Diputados se agarran a puñetazos en el edificio legislativo

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La división en filas del Movimiento al Socialismo (MAS) derivó este miércoles en hechos de violencia entre sus propios integrantes. El diputado Rolando Cuellar acusó a Gualberto Arispe de agredirlo y afirmó que entre ambos se agarraron a puñetes. Además, recibió agresiones de otras tres parlamentarias.

Cuéllar contó que fue abordado por Arispe, cuando concluyó una conferencia de prensa. Aseveró que fue agredido por el diputado representante del Chapare y que también se defendió.

“Directamente yo salgo de la conferencia prensa y Gualberto Arispe me brinca y me dijo: ‘¿por qué estás hablando mal para mí?’ y directo me brincó. Bueno, yo también respondí. Nos hemos brincado a puñetes”, relató.

En ese trajín, según Cuellar, también fue agredido con golpes y arañazos por la espalda por parte de tres mujeres parlamentarios.

“Gualberto Arispe lamentablemente, cobardemente, se escuda entre las mujeres y nosotros le mostramos que no nos vamos a quedar de manos cruzadas. Vamos a informar esto a la Comisión de Ética”, señaló Cuéllar, al mostrar las heridas en su espalda y labio.

La pelea no fue captada en imágenes. Los periodistas solo fueron testigos del momento en que la diputada María Alanoca increpaba a Cuéllar como “vendido a la derecha”.

Consultado acerca de la pelea, el diputado Arispe dijo que “con nuestros enemigos externos e internos, vamos a agarrarnos de frente”. “Acá no vamos a tener miedo a nadie”, añadió.

La diputada Alanoca acusó a Rolando Cuéllar de haberla pateado.

En este conflicto, Rolando Cuéllar apoya a la facción que puso a Andrés Flores como jefe de bancada nacional y a Jerges Mercado como presidente de Diputados; mientras que Arispe pretendía ser ratificado como jefe de bancada y forma parte de la facción que desconoció a Mercado.

0
Compartidos

NOTICIAS POPULARES

Implementado por Marcelo Colpari – BOLIVIA PRENSA