Domingo, 19 Mayo 2024
0
Compartidos

Moody's rebaja calificación crediticia de Bolivia por caída persistente de reservas y alto riesgo político

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Moody's ha vuelto a rebajar la calificación de crédito de Bolivia de Caa1 a Caa3 aunque cambió su perspectiva a estable. El cambio de perspectiva de negativo a estable puede significar una disminución del riesgo ante un evento crediticio a corto plazo. El Gobierno, pese a haber solicitado el informe, ahora lo rechaza porque la calificadora no considera las políticas económicas del Ejecutivo.

Para comprender los indicadores, la calificación de Caa3 implica que para los inversionistas significa un riesgo muy alto prestarle dinero a Bolivia. La rebaja de la calificación refleja la evaluación de Moody's de que los continuos desafíos de gobernanza y el aumento del riesgo político interno han exacerbado las presiones de liquidez externa a niveles críticos como resultado de una disminución persistente de las reservas de divisas, lo que amenaza una crisis de balanza de pagos.

La aprobación por parte de la Asamblea Legislativa de una nueva Ley del Oro proporcionó un alivio temporal de liquidez en 2023, permitiendo al banco central convertir una parte de sus grandes reservas de oro en reservas líquidas de divisas. Sin embargo, el nivel de reservas ha seguido disminuyendo y el límite legal para la venta de oro del banco central casi se ha alcanzado.

Los préstamos pendientes de instituciones multilaterales y bilaterales de desarrollo, una fuente importante de moneda fuerte para el soberano, no habían sido aprobados por la Asamblea Legislativa hasta hace muy poco debido a las luchas internas entre diferentes facciones del partido gobernante.

Los préstamos proporcionan financiamiento esencial para el déficit en cuenta corriente de Bolivia a corto plazo, pero no abordan las necesidades de financiamiento externo a largo plazo del país. Si bien los pagos de capital de los dos bonos soberanos internacionales pendientes de Bolivia no vencerán hasta 2026, las presiones persistentes de liquidez externa han aumentado los riesgos crediticios soberanos.

La perspectiva estable refleja la opinión de Moody's de que los riesgos al alza y a la baja para el perfil crediticio de Bolivia permanecen equilibrados. Los desembolsos entrantes de préstamos en moneda fuerte de instituciones multilaterales de desarrollo, las recientes medidas del gobierno destinadas a apuntalar las reservas de divisas, combinadas con la estructura favorable de las obligaciones de deuda externa de Bolivia, ayudarán a mitigar algunas de las presiones crediticias actuales a corto plazo.

Sin embargo, Moody's espera que persistan desafíos crediticios importantes, incluidos niveles muy bajos de reservas de divisas, disminución de los niveles de producción en el sector de hidrocarburos y un elevado riesgo político interno.

Al rebajar Moody's la calificación crediticia de Bolivia a Caa3 desde Caa1 refleja la grave escasez de dólares que enfrenta el país, la cual amenaza con provocar una crisis en la balanza de pagos.

Moodys señala que la calificación de riesgo se elaboró a pedido del Gobierno boliviano. "Las reservas internacionales netas de Bolivia (incluyendo oro) cayeron a $us 1.700 millones para fines de diciembre de 2023, cubriendo menos de dos meses de importaciones. Esto a pesar de que el Banco Central de Bolivia recibió autorización del Congreso para vender una porción de sus reservas de oro bajo una nueva Ley del Oro", precisa el documento.

La Ley del Oro tenía como objetivo estabilizar las reservas de divisas, pero las mismas no aumentaron sino que disminuyeron a $us 166 millones. Para finales de 2023, según la ley, el Banco Central solo podía vender oro adicional por un valor aproximado de $us 300 millones.

Se espera un déficit en cuenta corriente de más de $us 2.000 millones en 2024, financiado en poca parte por inversión extranjera directa.

0
Compartidos
Implementado por Marcelo Colpari – BOLIVIA PRENSA