Miércoles, 24 Julio 2024
0
Compartidos

Camacho cuestiona incapacidad del “masismo” para solucionar la “crisis” económica en Bolivia

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Luis Fernando Camacho, gobernador electo de Santa Cruz y detenido en Chonchocoro, se refirió al informe de la agencia calificadora Moody´s y afirmó que la baja calificación de Bolivia se debe, en su criterio, a la incapacidad del “masismo” para dar respuesta a la “crisis” económica.

La baja calificación de Bolivia es el resultado de la falta de capacidad del masismo para sacar a Bolivia de la crisis. Las grandes empresas viven el drama de renegociar con sus proveedores en el exterior. Los empresarios medianos y los pequeños están agobiados por impuestos, por la burocracia corrupta”, criticó el lunes en su cuenta de X.

El viernes, Moody’s rebajó la calificación de Bolivia de “Caa1” a “Caa3” y advirtió que hay riesgo de que el país incumpla con su deuda externa y no cuente con divisas para el pago de sus importaciones. Este hecho podría influir negativamente en la percepción que los países extranjeros tienen del país.

En el informe también se enfatiza en una caída de las reservas y en un presunto ‘riesgo político’.

Puede leer: Moody’s rebaja calificación crediticia de Bolivia a “Caa3” y advierte riesgo de impago de deuda e importaciones

Sin embargo, el Gobierno aseguró que en el mismo informe se muestra que Bolivia siempre cumplió con el pago de su deuda externa, desde 1983.

Además, el Ministerio de Economía criticó el informe de la agencia estadounidense, debido a que “no muestra una evaluación exhaustiva de todos los factores que influyen en la economía boliviana”.

Sumada a la mala gestión económica, Bolivia es visto como un país con un alto riesgo político, lo que reduce aún más la confianza de los mercados internacionales y de los inversionistas”, expresó el líder de Creemos.

Camacho se encuentra detenido en Chonchocoro, La Paz, desde diciembre de 2022, debido a su implicancia en el caso Golpe de Estado I, que estudia los hechos precedentes a la renuncia del expresidente Evo Morales en noviembre de 2019.

Ese año, Camacho tuvo un rol protagónico; convocó a cabildos, financió movilizaciones, pactó con militares, inclusive irrumpió en Palacio Quemado con la Biblia en mano.

Bolivia necesita un cambio. Un cambio para construir entre todos la credibilidad, la prosperidad, la democracia y la libertad”, insistió Camacho.

En caso de ser declarado culpable por el caso Golpe, Camacho podría recibir una condena de 20 años de prisión, por los delitos de terrorismo y sedición.

Aunque pueda parecer contradictorio, el informe de Moody’s cambió la perspectiva de Bolivia de “negativo” a “estable”.

 

0
Compartidos
Implementado por Marcelo Colpari – BOLIVIA PRENSA