Jueves, 29 Septiembre 2022
0
Compartidos

Bolivianos cruzan la frontera argentina y agotan productos de primera necesidad

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La crisis que atraviesa la Argentina se ve reflejada en la realidad de muchas diferentes maneras, pero tal vez una de las más impactantes sea la que se puede apreciar en la frontera norte del país, lindera con Bolivia. Y es que la debilidad del peso argentino queda palmariamente en evidencia frente a la fortaleza de la moneda boliviana, cuando a diario centenares -sino miles- de personas entran desde el país vecino con la única finalidad de sacar provecho de ese desequilibrio entre las monedas, para abarrotarse de productos elementales para la vida diaria, en su inmensa mayoría de almacén y de la canasta básica y esencial.

Es de este modo que se repite una y otra vez el masivo fenómeno de gente que cruza desde Bolivia a las provincias norteñas de Jujuy y Salta, y compran a volúmenes insospechados alimentos y bebidas, entre otras cosas básicas, con las que luego regresan a su país.

Pero el fenómeno es, en cierto modo, replicado al revés, debido a que también son muchos los argentinos que cruzan cada día a Bolivia no ya para adquirir alimentos, sino neumáticos para el automotor e indumentaria.

Podría decirse que las principales razones para que esto mismo suceda están centradas en el tipo de cambio y la inflación de cada uno de los dos países. Con este marco, vale destacar que desde noviembre de 2011, un dólar equivale a $6,96 bolivianos (el Banco Central del país vecino tiene dos tasas: compra a 6,86 y vende a 6,96 bolivianos, o sea una banda de 10 centavos en las casas de cambio). Durante el mismo período, es de notar que el peso argentino se devaluó de $4,09 por dólar a $273, según cotización del blue.

Otro tema es la inflación de Bolivia que -según se lee en un artículo para el diario La Nación a cargo de la periodista María Julieta Rumi- alcanzó al 1,43% de mayo de 2021 en el mismo mes de este año, mientras que la registrada en la Argentina llegó al 60,7%.

Los movimientos de mercaderías a través de la frontera se dan a plena luz del día y gracias al trabajo de “bagayeros” quienes pasan por alto el Paso Internacional Puerto Chalanas (allí se ubica el destacamento de Migraciones) y de Aduana que están prácticamente desiertos. Coneste marco es que todos circulan sin el más mínimo inconveniente hasta un sendero plagado de puestos de comida, ropa, zapatillas y anteojos de sol entre otras cosas.

La situación, reiterada a cada día, demuestra que la crisis económica en la Argentina es también aprovechada por los vecinos que sacan buena tajada del cambio favorable, producto de las malas políticas económicas de nuestro país desde hace tanto tiempo.

0
Compartidos

NOTICIAS POPULARES

Implementado por Marcelo Colpari – BOLIVIA PRENSA